Canal de Panamá: Amistad con China, licitaciones cuestionadas y malestar gremial

Jorge Luis Quijano, Administrador del Canal de Panamá
Jorge Luis Quijano, Administrador del Canal de Panamá

Así lo expresó el jefe del Comando Sur de Estados Unidos que monitorea las injerencias  y operaciones principalmente de las empresas chinas, en medio de la dura posición que mantiene la administración Trump, con el gigante asiático.

La noticia conocida semanas atrás es un velada crítica  del crecimiento que le dio la Administración del Canal de Panamá (ACP) a las empresas chinas, de la mano de su presidente Jorge Quijano, que se ufana del vínculo con China y genera relaciones para que se presenten sus concesionarios en las inmediaciones del canal.

A esto se suma también la construcción de un cuarto puente en zona canalera ganado por los chinos que está teniendo severas críticas por el proceso licitatorio de la obra.

Está acumulación de desaciertos tiene todavía en el centro de escena la guerra que libran los funcionarios con los Capitanes de Remolcadores nucleados en la UCOC, por cuestionar las violaciones a las políticas de seguridad operativa de manera unilateral y sin sustento técnico.

Cirstóbal Fálquez, secretario general de UCOC Panamá
Cirstóbal Fálquez, secretario general de UCOC Panamá

Presencia China en el Canal

Según reveló el medio La Estrella de Panamá, en su más reciente comparecencia ante el Senado de Estados Unidos, Kurt W. Tidd, jefe del Comando Sur, alertó sobre la penetración de los chinos en una zona tan estratégica para Washington, como lo es el Canal de Panamá.

La información que se desprende del diario español ABC señala que se ha criticado que el gobierno chino se esté introduciendo en Latinoamérica. Considerando además la rivalidad económica que siempre ha existido entre ambos países, Pekín también plantea un reto de seguridad para Estados Unidos, con su presencia la vía interoceánica.

El tratado Torrijos – Carter, de devolución del Canal, garantiza el libre tránsito internacional y reserva a Washington el derecho a intervenir si esa libertad se ve amenazada. La vía es fundamental para las comunicaciones y el comercio entre las dos costas de EE.UU.

Tidd, citado por el diario español, dijo que “el mayor alcance a puntos de acceso global cruciales como Panamá crea vulnerabilidades comerciales y de seguridad para Estados Unidos”.

El jefe del Comando Sur indicó que la línea de los asiáticos de extender su proyecto de la Nueva Ruta de Seda a Latinoamérica y la política de otorgar créditos a las naciones del área representan una oportunidad para que el país asiático expanda su influencia sobre socios claves, promueva negocios y prácticas laborales improcedentes.

Expansión y licitaciones cuestionadas

Las posibilidades de que las terminales portuarias gestionadas por los chinos y adyacentes al canal interoceánico pasen a integrarse al denominado “collar de perlas” (puertos operados por China en rutas estratégicas para facilitar escalas de su flota) acaba de ser también advertido por Wall Street Journal en su publicación “Navy Faces Global Chinese Maritime Threat”.

China es el segundo usuario del Canal de Panamá, después de Estados Unidos, y el mayor proveedor de las mercancías de la zona franca panameña, que es la grande de Latinoamérica y la segunda del mundo, explicó que su nota el diario La Estrella.

En el Atlántico, la compañía china CCCC (China Communications Construction Company) ha construido el 30 por ciento del nuevo Panamá Colón Container Port, una terminal que contará con tres muelles adecuados a las nuevas dimensiones del Canal Ampliado y naves multiuso. La terminal contará con una estación para la recepción de gas licuado.

CCCC es una de las mayores empresas de construcción y diseño de puerto de los asiáticos. Es en ese marco que la construcción de un cuarto puente empieza a tomar un centro de escena y de críticas por los medios en país. En ese contexto es que la administración de Quijano busca transmitir tranquilidad y asegurar la transferencia de millonarias recaudaciones que transfirieron al gobierno de Varela y que superaron el último año los 1.500 millones.

La pelea de los remolcadores

Algo que se te torna inexplicable es la pelea que el propio Quijano ya definió como algo “personal” de la conducción de ACP con el gremio de UCOC.  Las denuncias y operaciones mediáticas por una supuesta paralización del 12 de abril ya fueron desenmascaradas , y a pesar del llamado de distintas instituciones del país a una mesa de diálogo eso no se ha logrado, sino que se ha profundizado.

La ACP continúa con procesos de separación de personal por cuestionar la política de seguridad operativa, incluso desde el 1 de julio eliminó al segundo capitán de remolcador, lo que ya genera quejas de expertos en seguridad como de las líneas navieras preocupadas por los cambios.

En este marco es que la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) convocó para el martes 10 a una conferencia de prensa en Panamá en la que mostrará su preocupación y la falta de sustento en las acusaciones y acciones contra su sindicato miembro, como de otros del canal.

Como sea, la batería de frentes en el que batalla Jorge Quijano parece no molestarle, fuentes consultadas sostuvieron que dejará su puesto en octubre de 2019, y que por los distintos pasillos repetiría a sus subordinados, “antes de irme voy a privatizar el servicio de remolcadores sea como sea”.

Versiones o rumores, la única realidad es que los capitanes de remolcadores son hoy en las nuevas exclusas los que mayores responsabilidades operativas cumplen y  son justamente el foco de un acoso laboral inexplicable. Por ahora los remolcadores de Meyer’s Group esperan agazapados fuera de las nuevas  exclusas sin funciones esperando dar el zarpazo a la soberanía de los panameños.