9.3 C
Buenos Aires

La ITF garantizó la prioridad de vuelo para los trabajadores de aviación y marítimos

MÁS NOTICIAS

La Sección de Aviación de la ITF consideró que las nuevas directrices de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), buscan mejorar la seguridad de los trabajadores y las trabajadoras de la aviación y contribuir a la reanudación segura de las operaciones mundiales de pasajeros.

La Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) promovió la adopción por parte de la OACI de nuevas directrices destinadas a los Gobiernos para la seguridad del personal de la aviación y de los pasajeros, instando a las compañías aéreas a intensificar esfuerzos para resolver la creciente crisis que impide los cambios de tripulaciones marítimas.

Gabriel Mocho Rodríguez, secretario de la Sección de Aviación Civil de la ITF, celebró “que las nuevas orientaciones de la OACI hagan tanto hincapié en la salud de las tripulaciones de cabina y de los pasajeros, al tiempo que apoyan los elementos necesarios para garantizar la seguridad y la eficiencia de los viajes que realiza la gente de mar para desplazarse hasta y desde su país de origen”.

La industria de la aviación se ha paralizado casi por completo debido a la pandemia de COVID-19; de ahí la importancia de encontrar la manera de reanudar un nivel de tráfico de pasajeros manejable, que tenga en cuenta los requisitos de salud pública necesarios para controlar la pandemia. Por esta razón, el programa Arreglo de Colaboración para la Prevención y Gestión de Sucesos de Salud Pública en la Aviación Civil (CAPSCA) ha desarrollado una estrategia conocida como el ‘concepto de corredor de salud pública’.

“La estrategia describe cómo gestionar los vuelos esenciales que permitirían a la aeronave y a su tripulación trabajar con un mínimo de cargas adicionales, manteniendo la seguridad de los vuelos e impidiendo la transmisión del COVID-19”, explicó Mocho Rodriguez.

“Hemos participado activamente en todas las reuniones y actividades, dando voz a las necesidades de los trabajadores y las trabajadoras de la aviación y apoyando a la gente de mar, y a otros trabajadores esenciales, en estas deliberaciones”, agregó.

Las nuevas directrices incluyen la aplicación de medidas operacionales y sanitarias, así como procedimientos de desinfección y segregación, a fin de garantizar que no se permita subir a bordo de la aeronave a personas que tengan COVID-19. Las disposiciones alcanzan a vuelos de repatriación, de cambio de tripulaciones marítimas, a los que requieren una tripulación de cabina a bordo y a los que llevan pasajeros.

La urgencia del sector marítimo

Mocho Rodríguez explicó que la ITF, que afilia a mas de 18 millones de trabajadores y trabajadoras del transporte, representados en 670 organizaciones sindicales de 147 países, apoyó la inclusión de la gente de mar como uno de los “cuatro pilares” ante la gravedad de la crisis de los cambios de tripulación. En estos momentos se estima que más de 400 000 marinos están atrapados a bordo de los buques en los que trabajan, puesto que la falta de vuelos les impide ser repatriados una vez finalizado su contrato.

Edgar Díaz, secretario regional en funciones de la ITF Americas

En esta línea, el secretario regional en funciones de la ITF Americas, Edgar Díaz, aseguró que a nivel regional la ITF “participará de lleno en los esfuerzos para garantizar que todo nuevo protocolo proteja la seguridad de las tripulaciones de cabina y de los pasajeros, al tiempo que se presta atención a las necesidades de la gente de mar en lo relativo a los cambios de tripulación”.

Mocho Rodríguez afirmó que las orientaciones de la OACI también hacen hincapié en la necesidad de garantizar la capacitación adecuada y la verificación de las competencias del personal de aviación de primera línea cuando se reanuden las operaciones luego de un largo periodo en el que los vuelos han sido reducidos al mínimo.

Así, las nuevas orientaciones proporcionan un esquema de cómo realizar los vuelos de repatriación y de cambio de tripulación de manera segura y eficiente, como también “ayudarán a los Gobiernos a facilitar los cambios de tripulaciones, y con ello contribuirán a aliviar el sufrimiento de los miles de marinos que han quedado atrapados a bordo de los buques en los que trabajan”, concluyó el dirigente.