La FeMPINRA cuestionó duramente al SUPA Porteño

Foto: FeMPINRA Prensa

Desde la poderosa federación de portuarios, fluviales y marítimos salen en defensa de la unidad y de los puestos de todos los trabajadores del Puerto de Buenos Aires. “Nadie se salva solo” dijo Schmid en un duro documento dirigido a la base.

La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (FeMPINRA), que conduce Juan Carlos Schmid, salió al cruce de las declaraciones de Juan Corvalán, Secretario General del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) por la polémica en torno a la medida de fuerza que llevó a cabo el gremio de manera imprevista días pasados por reclamos salariales en el Puerto de Buenos Aires

“Exigimos al Ministerio de Trabajo de la Nación y al Ministerio de Transporte actuar en el marco de la ley para preservar la integridad física, psicológica y social del conjunto de los trabajadores. Existen herramientas para comprender que una discusión salarial, una negociación colectiva, no es un permiso de impunidad para cometer actos ilícitos ni para el vandalismo. Tampoco para apretar trabajadores”, denunció la FeMPINRA respecto de la tensión en el sector portuario.

Desde la federación de gremios portuarios negaron los dichos de Corvalán, quien había señalado a medios gremiales que durante la medida de fuerza que el SUPA aplicó desde la medianoche del sábado 20 de junio, “gremios de la FeMPINRA querían ocupar nuestros lugares de trabajo para descargar los barcos”.

Marcha de la Carpa de la Dignidad Portuaria. Foto: FeMPINRA Prensa

En un comunicado, la FeMPINRA dejó en claro que “no vamos a permitir que nuestros trabajadores se vean impedidos de acceder a sus puestos de trabajo, nadie es dueño de las fuentes de trabajo de nuestros compañeros. A las empresas les exigimos que tomen todos los recaudos para garantizar el lugar de ocupación de nuestros compañeros, su seguridad y su normal desempeño en sus puestos de trabajo”.

La federación que conduce Juan Carlos Schmid, también Secretario General de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), ratificó que “nunca realizó presentación alguna tendiente a impulsar la pérdida o cancelación de la personería gremial de ninguna organización sindical”, respecto al suspenso que permanecía hasta la semana pasada sobre la situación del SUPA y la causa de quiebra que recibió en 2019.

”La quiebra, la suspensión y su posterior restitución de dicha personería sindical no deben atribuirse a una acción externa sino al obrar de la propia administración, conducción y dirigencia, que lleva adelante los destinos de dicha institución sindical”, explicaron desde la FeMPINRA.

El SUPA se desmarca de su pasado macrista

La polémica a partir de las declaraciones del líder del gremio de estibadores también incluyó acusaciones de vínculo con funcionarios del gobierno de Mauricio Macri. Desde la FeMPINRA recordaron que la lucha que dieron sus gremios integrantes contra el avance de la integración vertical en el Puerto de Buenos Aires logró la extensión de las concesiones de las terminales portuarias con el mantenimiento del nivel de carga.

Roberto Coria (Guincheros) en Asamblea. Foto: FeMPINRA Prensa

“Si por la organización sindical mencionada fuera, hubiesen prosperado, no solo, las pérdidas de fuentes de trabajo a partir del procedimiento preventivo de crisis, presentado por Terminales Río de la Plata en el 2018, sino también habrían prosperado los negocios promovidos por el Interventor de la AGP, Gonzalo Mórtola y de algunos intereses que otrora quisieron hacer del Puerto de Buenos Aires un negocio inmobiliario, con miles de trabajadores y trabajadoras en la calle”, contestaron desde la FeMPINRA ante la negación de Corvalán de haber estado alineado con el gobierno anterior.

También le recordaron al SUPA porteño cómo abandonaron la lucha y se alinearon al Pro. “No se los vio marchar contra los tarifazos, contra la reforma previsional, contra los ajustes del macrismo al que fueron funcionales y no se cuidaron en ocultarlo. Por el contrario, esa organización sindical y la federación que supuestamente la contiene, no han llamado a un paro nacional del sector, ni por reivindicaciones laborales, ni en defensa de la soberanía del comercio exterior. No se han expresado sobre los grandes temas nacionales aún cuando el conjunto del pueblo argentino era víctima de la represión neoliberal”, insistieron desde la Federación.

Además, el comunicado de la FeMPINRA criticaron la “estrategia de quienes siempre hicieron del desmán y el vandalismo una forma de táctica perimida” y acusaron al SUPA de “pretender, fuera de todos los códigos del sindicalismo reivindicativo y del sistema democrático, imponer desde una minoría a una mayoría, que hoy representa la Federación, una instancia de coerción permanente para alcanzar objetivos que nada tienen que ver con los intereses del conjunto”.

“Nosotros no podemos dejar pasar estas declaraciones, no solo por la integridad y ética de nuestros dirigentes, sino porque nuestros compañeros que han puesto el cuerpo y en emblemáticas luchas, donde pasaron más de 50 días bajo la lluvia, soportando frío, lejos de sus familias, para preservar el proyecto nacional y popular que el 10 de diciembre del 2019 triunfó en nuestro país y dejó trunco el modelo que algunos sindicatos encarnaron junto a Mórtola, Dietrich y Macri”, concluyeron desde la FeMPINRA.