Córdoba propone una movilidad intermodal contra la pandemia

Los especialistas de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Córdoba,  recomiendan que se integre a las alternativas vigentes el uso de bicicletas, el traslado a pie, un esquema de pospago de viajes con descuentos y la combinación con coches de menor tamaño.

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) elaboraron una serie de recomendaciones para afrontar el nuevo contexto atravesado por la pandemia del coronavirus y propusieron una “movilidad intermodal” como alternativa al transporte público convencional en la capital provincial.

También proponen un conjunto de iniciativas para sostener y fortalecer el sistema de transporte y minimizar el impacto social que tendría su deterioro, ya que en el informe advierten que “a las medidas para promover el aislamiento social impulsadas por los gobiernos, se suma la fuerte presunción de que el transporte público sería uno de los principales medios de propagación del virus”.

Carlos Lucca, uno de los autores del informe, estudia desde 2012 las particularidades y características del transporte cordobés, y para él, es posible tener una idea del potencial impacto de la actual situación en el sistema de transporte, tomando como referencia lo ocurrido después de la crisis económica del 2001.

“En la ciudad de Córdoba, entre el 2000 y 2002, se transportaron 38 millones menos de pasajeros que los años anteriores, por lo que se redujo la recaudación, y a esto se sumó la gran devaluación del peso argentino. La situación condicionó financieramente a las empresas y provocó desinversión y una deficiente operación del transporte público”, destacó Lucca.

Por su parte, Alicia Riera, otra de las autoras del informe, resumió que “la intermodalidad se refiere a integrar los distintos modos de transporte. Esta combinación es posible y además es un aspecto positivo para la economía de las empresas transportistas, porque resulta un incentivo para que se ocupen de incrementar la demanda”.

Riera menciona como ejemplos ciudades como Londres, Madrid, Barcelona, Santiago de Chile, Curitiba o Rosario, donde existen sistemas integrados que funcionan sin complicaciones.

Aunque “uno de los condicionantes para optimizar este tipo de movilidad es el institucional, ya que se requiere un órgano de coordinación a nivel metropolitano que plantee un sistema de tarifas y de estrategias de comunicación totalmente integradas”, consideró Riera.

En el informe se propone, además, la construcción de ciclovías, y la mejora de las ya existentes en la capital.

El trabajo, titulado “Reflexión sobre la situación de la movilidad en la ciudad de Córdoba en el marco de la pandemia producida por el Covid-19”, fue realizado por el Grupo de Investigación en Políticas de Transporte y Movilidad (GIPTM) integrado por Carlos Lucca, Alicia Riera, Julia Brusa, Juan Pablo Carranza, Claudio Falavigna, y Héctor Taborda.

Además, participaron María Gerchunoff, Tomás Agustín Moyano Reartes y Fernando Zambler, todos estudiantes de la Licenciatura en Geografía, Facultad de Filosofía y Humanidades-UNC).