La crisis del Coronavirus y el cambio climático III: homeoffice vs movilidad

Desde hace semanas la pandemia ha impactado en el desplazamiento cotidianos de miles de millones de personas en el globo. La orden de los gobiernos de “quedarse en casa”,  mostró dramáticamente una importante baja en el uso del transporte público, ya que las empresas debieron adaptarse e implementar el trabajo remoto.

“Creo que podría ser un gran catalizador que necesitaba que la economía se impulsara hacia el trabajo remoto. Este podría ser el verdadero cambio tectónico “, dijo Prithwiraj Choudhury, profesor de la Harvard Business School especializado en trabajo remoto y nombro herramientas en línea como Slack y Zoom.

Un informe global de 2018 de OWL labs, firma dedicada al desarrollo de videoconferencia, encontró que en los últimos años más de la mitad de las compañías encuestadas permiten cierto grado de trabajo remoto. No son pocos los que descuentan que luego de la pandemia, casi todas las empresas van a adoptar políticas de home office.

“Dado que se está desarrollando en casi todos los países, será mucho más global y la gente verá los beneficios -del trabajo remoto- de muchas maneras”, agregó Choudhury al respecto.

Este aspecto que parece ser minúsculo, en medio de una gran crisis sanitaria, ha provocado una importante merma de emisiones de carbono. En China las emisiones cayeron un 25%, según datos del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio. Los analistas predicen una caída similar para los países más contaminantes de Europa. Dada la dramática disminución del uso de vehículos que usan combustible. Quien diría que una pandemia puede ayudar a algunos países a alcanzar objetivos bajo el Acuerdo de París, que parecían estar fuera del alcance antes de COVID-19.

Fuente: Buffalo Toronto Public Media