Brasil: ITF respalda el paro general con alto acatamiento de los gremios del transporte

Hoy, los trabajadores brasileños llevan adelante un paro general declarado hace semanas en rechazo a la controvertida reforma previsional que pretende implementar el presidente Jair Bolsonaro y a los recortes en educación y los altos índices de desempleo. De momento, el paro de actividades tiene un alcance masivo en todo el país a raíz del paro decretado por los gremios del transporte. La ITF ya había respaldado el paro de los gremios del transporte argentinos el pasado 30 de abril y 29 de mayo. 

La jornada de movilización está fijada hace varias semanas, en la que coincidieron la mayor parte de los gremios del transporte de la mayoría de los estados brasileños y se espera que sea uno de los más grandes en el país en los últimos años. Ciudades como San Pablo, Porto Alegre, Recife, Belo Horizonte, Salvador y la capital, Brasilia, no tendrán transporte público, por lo que se aguarda una alta tasa de ausentismo laboral, más allá de los trabajadores que directamente se plegarán a las movilizaciones.

“En menos de seis meses de (des)gobierno, Jair Bolsonaro ya puede ser considerado el presidente que más atacó la clase trabajadora y la sociedad en general desde la vuelta a la democracia”, apuntaron las centrales sindicales. En ese sentido, los gremios denunciaron que “la reforma previsional propuesta por Bolsonaro invisibiliza a los jubilados, pero también a miles de brasileños y brasileñas en situación de vulnerabilidad; una de las propuestas más crueles de los últimos tiempos”.

Afiche principal del paro general #14J

Por su parte, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) se solidarizó con la medida convocada por los gremios del transporte brasileños nucleados en la Confederación Nacional de Trabajadores del Transporte y Logística (CNTTL). Así se expresó el secretario general en funciones Regional para Américas Edgar Díaz “enviamos nuestra solidaridad con los trabajadores del transporte que participan de una huelga general en contra de la reforma de las jubilaciones, los cortes a la educación y por la pasividad del gobierno ante los altos índices de desempleo”.

El paro lo protagonizarán principalmente los gremios de trabajadores públicos de las áreas de salud, educación y obras sanitarias, los metalúrgicos, judiciales, portuarios, camioneros, petroleros y de todos los modos del transporte.