El insólito pedido de los importadores de bajar costos en medio de la pandemia

Ruben Oscar Garcia, Presidente de CIRA

La Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), que comanda Ruben Oscar García, lanzó un comunicado que dejó al desnudo cómo algunos sectores solo se piensan como una “parcela del comercio exterior”, cuando el momento histórico, ante el avance del coronavirus, requiere políticas que abarquen a todos los que integran la cadena logística.

La Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) pidió hoy al Gobierno reducir los costos operativos de carga y que las empresas navieras extiendan “los plazos de devolución de contenedores, ante la crisis generada por el coronavirus”.

Lo paradójico es que mientras los importadores piden bajar los costos, las terminales tienen la presión de tener que cubrir los sueldos de sus trabajadores durante la cuarentena y costos operativos altos por el parate. Que no haya despidos y se cubran los sueldos es la orden de la Casa Rosada.

El comunicado de la CIRA

La entidad solicitó que “se extiendan considerablemente el plazo de devolución de contenedores vacíos y, por otro, bajar los costos operativos en la terminal de cargas en Ezeiza”. Así, el gesto de los importadores demuestra la falta de solidaridad y de entendimiento de la situación: en la cadena de comercialización de lo que significa el comercio exterior, todos están haciendo sus esfuerzos, y este comunicado, que cayó muy mal tanto en el Gobierno como en las terminales, exponiendo cómo este sector se cree ajeno al contexto global que está ocurriendo.

La cámara recordó que la crisis “provocó cambios en la forma de operar en el comercio exterior, en la búsqueda de que la economía, la producción y la salud de la población se vieran afectadas lo menos posible”.

“La importación aún sufre el flagelo de los costos aeroportuarios y la falta de contemplación de las compañías navieras en prolongar los plazos para la devolución de los contenedores vacíos”, señaló la CIRA, agregando que el comportamiento de las empresas navieras es “muy poco contemplativo del momento que le toca atravesar a nuestro país”, en la emergencia sanitaria.

Cabe así destacar que la cámara, si bien centró su eje en el sector aeronáutico -muy dañado por los cierres de frontera- apunta al sector marítimo portuario, quienes manifiestan que hacen imposible cualquier cualquier reducción, como reclaman los importadores. ”Ellos reclaman por su sector cuando el problema hoy es estructural y tiene que resolverse para el conjunto de la actividad, y no para un sector en particular”, sostuvo por lo bajo una fuente autorizada de una línea naviera multinacional.