SUBE: “Al kioskero se lo demoniza”

Los propietarios de los kioskos de la ciudad de Buenos Aires se rebelaron ante el sistema de carga de la tarjeta para el transporte público

El paro convocado por el frente político liderado por Pablo Moyano en el FRESIMONA tuvo una cara desconocida que fue “la medida de fuerza para la recarga de la SUBE” en los establecimientos de expendio de golosinas y gaseosas distribuidos por miles en la ciudad.

Sin ser una acción planificada, la medida de solidaridad de los kioskos sorprendió a más de un gremialista. “Esto demuestra el malhumor social en la planificación de algo tan esencial para el transporte”, indicó un dirigente.

En la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) señalaron que la medida se dio en apoyo al paro general convocado por Hugo y Pablo Moyano, por lo que los comerciantes nucleados no realizaron cargas de tarjetas SUBE ni de celulares el lunes 29 y martes 30 de abril.

“Al kiosquero se lo demoniza, nosotros no ganamos nada con la SUBE. La rentabilidad es nula, viene la empresa, te deja la máquina, y yo tengo que pagar el internet, la energía, el rollo: la empresa solo pone la máquina y da una rentabilidad bajísima que no llega al 1%, mientras que en virtual llegamos al 2,5 por ciento”, señaló hoy un kioskero del barrio de Almagro entrevistado por C5N.

Desde UKRA explicaron que realizar cargas les deja un 1% de ganancias y no logran hacer frente a los costos de mantenimiento, por lo que “pedimos que la recarga del transporte público sea una política de Estado y que el Banco Nación o los bancos provinciales sean los administradores del crédito, ofrecido a los titulares de los kioscos una cuenta sin costo de mantenimiento para que tengamos una rentabilidad del 10%”, expresaron a través de un comunicado.

“En tres años perdimos 28 mil kioscos. Este año no queremos perder otros 10 mil, por eso adherimos a todas las convocatorias en reclamo genuino de políticas económicas para el pueblo”, concluyeron desde la UKRA.