12.6 C
Buenos Aires

Se insta a las ciudades a eximir a vehículos comerciales de las restricciones de acceso

MÁS NOTICIAS

Más de 2000 ciudades a nivel mundial, con más de mil millones de residentes, ya han implementado este sistema o están considerando restricciones de acceso con el objetivo de incentivar la sustentabilidad en las grandes urbes.

Miembros de la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU, por sus siglas en inglés) solicitan que los vehículos comerciales estén exentos de los esquemas de regulación de acceso de vehículos urbanos (UVAR) existentes y propuestos.

Desde el organismo, que representan a más de 3,5 millones de operadores de transporte por carretera de pasajeros y mercancías en todo el mundo, han adoptado una nueva posición sobre las restricciones urbanas en respuesta a las crecientes preocupaciones sobre el alcance y el costo de los planes nuevos y existentes.

“La habitabilidad y sostenibilidad de todas las ciudades depende de que los bienes y las personas puedan moverse dentro, alrededor y fuera de las áreas urbanas”, dijo Umberto de Pretto, Secretario General de IRU. “Las restricciones a los vehículos urbanos están atrapando a los vehículos comerciales en sus redes, cuando su objetivo real suele ser el uso del automóvil. Las ciudades deben eximir a los vehículos comerciales de estas reglas ”, agregó.

Costos altos, beneficios limitados

Limitar el transporte de mercancías en las ciudades tiene un impacto en las empresas y los residentes locales, además del impacto directo en los servicios de transporte comercial. Restringir el transporte de pasajeros penaliza el turismo, aumenta la pobreza de movilidad y limita los esfuerzos para reducir el uso de automóviles privados para descarbonizar la movilidad en su conjunto. Sin embargo, los altos costos de restringir los vehículos comerciales en las ciudades traen beneficios limitados en términos de reducción de emisiones de CO2, contaminación, ruido o congestión.

“Más del 90% de los vehículos en áreas urbanas son vehículos privados, por lo que las restricciones deben distinguir claramente entre ellos y los vehículos comerciales para ofrecer la mejor solución de costo-beneficio”, agregó Umberto de Pretto.

Período de notificación de diez años

Sin duda, las ciudades se enfrentan a grandes desafíos en la gestión de la congestión, la contaminación, las emisiones de CO2 y la armonía social al diseñar nuevos espacios urbanos, mejoras de movilidad y funcionalidad económica. Los operadores de transporte por carretera comercial trabajan de manera constructiva con los planificadores de la ciudad, pero a menudo se implementan nuevas reglas sin previo aviso para que los operadores de transporte por carretera y sus usuarios se adapten, lo que perjudica aún más a las empresas y comunidades locales.

La nueva posición de IRU exige un período de implementación de diez años para cualquier nueva restricción de acceso de vehículos urbanos para dar tiempo a las redes de movilidad locales y cadenas de suministro para adaptarse.

Estándares internacionales

Los operadores de logística y movilidad operan camiones, autobuses y

autocares entre ciudades. Con un mosaico de diferentes regulaciones que se desarrollan rápidamente, las empresas de transporte se enfrentan cada vez más a una compleja red de estándares, incluso entre ciudades del mismo país. Los operadores no pueden permitirse invertir en diferentes tecnologías para cumplir con los diferentes requisitos establecidos por las ciudades, lo que afecta los costos y servicios de transporte.

IRU también pide que se desarrollen normas armonizadas a nivel mundial, como mínimo a nivel regional, y trabajará con las autoridades y los socios para comenzar este proceso.