El Estado aseguró que “no habrá despidos” en el Puerto de Buenos Aires

La declaración surgió luego de un encuentro realizado entre funcionarios del Gobierno Nacional  y referentes sindicales del sector. Desde la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FeMPINRA), se  calificó como “positivo” la reunión mantenida. Habrá un nuevo encuentro entre los actores el 26 de marzo próximo.

La reunión se llevó a cabo en la sede del Ministerio de Trabajo que conduce Claudio Moroni con la participación de los Secretarios Generales de los gremios portuarios, los CEOs de las empresas que operan en el Puerto de Buenos Aires, TRP, Terminal 4 y BACTSSA S.A. y un representante de Exolgan S.A. Del lado de las autoridades nacionales, participó el Secretario de Trabajo Marcerlo Bellotti, el Jefe de Gabinete del Ministerio de Transporte Abel Nicolás De Manuele y el Gerente General de la Administración General de Puertos José Beni.

“Luego de un debate y exposición de posiciones quedó establecido que ni el sector sindical ni el Estado iban a soportar un despido, acordaron participar de una mesa sectorial de trabajo a desarrollarse en el Ministerio de Transporte a fines de abordar la problemática del ámbito dentro del período de la conciliación voluntaria acordada.” informaron desde FeMPINRA por intermedio de un comunicado en las redes sociales.

Asimismo, desde la parte sindical solicitaron “convocar a las líneas marítimas involucradas en la fase comercial del conflicto” y se dejó establecida una próxima audiencia a realizarse el 26 de marzo a las 12.00 hs en el piso 18 de la calle Alem 650.

Alrededor de 300 agremiados marcharon al Ministerio de Producción y Trabajo (Foto: FeMPINRA)

La FeMPINRA que conduce Juan Carlos Schmid viene denunciando “un conflicto de integración vertical” a causa de la posición dominante de APM Terminals – Maersk, que con el pliego de licitación de Cambiemos que propone la participación de un único operador portuario, las cargas de los buques se concentrarían en la Terminal 4, poniendo bajo amenaza 800 puestos laborales.

De esta forma, la integración vertical entre operadores portuarios y líneas marítimas llevan a la concentración de la actividad en una terminal en desmedro de otra y los gremios se inclinan por una suspensión de la licitación y una prórroga de los concesionarios, para mantener la distribución actual.