Mar Rojo: peligro de catástrofe por buque petrolero en manos de rebeldes

Foto: AFP

Un petrolero abandonado desde 2015 en la costa de Yemen podría estallar con su carga de 1,1 millones de barriles de crudo, lo que representa un riesgo de contaminación sin precedentes en el Mar Rojo. Se encuentra en el puerto de Hodeida, controlado por rebeldes hutíes que impiden que expertos de la ONU inspeccionen el barco.

El FSO Safer, de 45 años, no ha recibido servicio desde que estalló la guerra entre los hutíes respaldados por Irán y el gobierno apoyado por una coalición liderada por Arabia Saudita, hace más de cinco años.

El Consejo de Seguridad de la ONU llevó a cabo una reunión especial ayer miércoles para abordar la situación del buque monocasco construido en 1976 en Japón y venido a la empresa petrolera yemení que actuaba como punto de atraque, almacenamiento y descarga de combustible.

Los expertos de la ONU buscan tener acceso al barco para realizar reparaciones leves y determinar los próximos pasos, según señaló Stéphane Dujarric, portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres el viernes. “Esperamos que los arreglos logísticos se realicen rápidamente para que este trabajo pueda comenzar”, sostuvo.

Mientras tanto, el gobierno yemení advirtió que un estallido podría causar “el mayor desastre ambiental a nivel regional y mundial”. Por su parte, un alto líder rebelde, Mohamed Ali al-Houthi, solicitó en junio en Twitter una garantía de que el barco será reparado y que el valor del petróleo a bordo se utilizará para pagar los salarios de los trabajadores de Houthi.

Además de la corrosión, los gases pueden explotar en los tanques y en mayo se detectó una fuga en una tubería de enfriamiento. “La manguera explotó, enviando agua a la sala de máquinas y creando una situación verdaderamente peligrosa”, explicó Ian Ralby, CEO de IR Consilium, una consultora marina que está monitoreando la situación de cerca.

Un equipo de Safer Exploration and Production Operations, una compañía petrolera parcialmente controlada por los hutíes, envió buzos para reparar la fuga, evitando apenas el hundimiento del barco, dijo.

Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, advirtió recientemente que si se daña el buque, “devastará el ecosistema del Mar Rojo” e interrumpirá las principales rutas de envío. “Los hutíes deben otorgar acceso antes de que estalle la bomba de tiempo”, afirmó.