Licitación del Subte porteño: preocupan los antecedentes del servicio francés

Tras la prórroga otorgada al actual operador Metrovías a través de una adenda del contrato de Operación y Mantenimiento por parte de Sbase, la licitación nacional e internacional por el servicio de subte entra en la recta final. Los trabajadores preocupados por la performance de Keolis en EE.UU. y Alemania.

Luego de que el lunes 30 de diciembre se diera a conocer la puntuación de la oferta técnica (sobre 1) con una ínfima diferencia a favor de la empresa francesa Keolis, el proceso entró en un impasse de unos 10 días hábiles otorgados por las autoridades. Este plazo vencería el próximo 22 de enero.

En ese marco, y ya conocida la labor de Metrovías en el servicio de subte porteño, poco se sabe sobre la operación de la empresa estatal francesa en otras partes del mundo, como el tren de cercanía de Boston.

Reciente descarrilamiento en Boston, EE.UU.

Precisamente, en esa ciudad norteamericana, en los últimos días de diciembre, el servicio que opera Keolis sufrió un descarrilamiento que obligó a más de 200 pasajeros a caminar por las vías y tener que evaluar medios alternativos para completar su viaje. Según el prestigioso periódico Boston Herald, el operador de este servicio, Keolis, lejos de asumir responsabilidades y evaluar las causas atribuyó el motivo a “un error humano” dejando toda la responsabilidad en terceros. En este sentido, los usuarios de este servicio “comprobaron, a lo largo de todo el año, que el servicio no es confiable y está plagado de problemas, y el operador que lo gerencia no se ha focalizado en la seguridad de los pasajeros como prioridad”.

Anteriormente, pudimos conocer que en los últimos meses de 2019, también en Boston, Keolis recibió duras críticas debido a que los usuarios le reclamaron haber apagado los GPS de sus trenes por las demoras y cancelaciones con las que presentaban el servicio y así alterar las métricas de rendimiento en cuanto “efectividad del servicio”. Asimismo, fue publicado en medios locales que los funcionarios del MBTA, autoridad de control del operador en esta ciudad norteamericana, le condonaron una deuda por más de 800.000 dólares en concepto de multas acumuladas por Keolis por un mal servicio.

Inconvenientes como éstos, hicieron que el índice de confiabilidad del último mes de 2019 cayera al 84% (según la autoridad del transporte de Boston MBTA) , muy por debajo del que se registra, por caso, en el subte de Buenos Aires, donde la disponibilidad de trenes trepa al 92%.

Ya en noviembre pasado, el Boston Herald había advertido en una fuerte nota editorial, acerca de las falencias en la gestión de Keolis al frente del tren de cercanía. En este artículo, el diario aseguró que “la debacle en el tren de cercanías de Fitchburg de la MBTA ejemplifica serias deficiencias por parte de Keolis” y que “la disminución de la cantidad de pasajeros y el costo de mejorar y reemplazar la infraestructura, junto con una letanía de problemas operativos desde que Keolis asumió la administración de las líneas de trenes de cercanías en 2014, debe sopesarse durante el proceso de licitación cuando el contrato de Keolis finaliza en 2022”.

Todo parece indicar que esta sucesión de problemas en el servicio se debe a la falta de inversión en mantenimiento. Por eso, también es sugestivo que esta compañía no prevea inversiones en su propuesta técnica en la licitación del subte de Buenos Aires.

Otro traspié reciente de Keolis en sus negocios internacionales lo sufrió en Alemania. Según la revista IRJ especializada en el sector ferroviario, la autoridad de transporte de Rhin VRR anuncio el 18 de septiembre de 2019 que rescindirá su contrato con Keolis Alemania para la operación de dos líneas de Rhine-Ruhr S-Bahn. En este caso, Keolis debía hacerse cargo de la operación de las líneas S1 (Solingen) y S4 (Unna-Dortmund-Lutgendortmund) desde el 15 de diciembre por un contrato ya adjudicado, pero la estatal VRR aseguró que “Keolis no puede garantizar verdaderamente una operación de líneas de pasajeros confiable”.

Yendo hacia atrás, otro antecedente negativo que data de abril de 2018, informa que dos formaciones colisionaron en las afueras de la estación Sur causando el descarrilamiento de un tren de la línea Fairmount y provocando demoras en otras líneas de trenes urbanos.

Con muchos problemas para operar en Boston y contratos caídos en Alemania por no poder operar, la francesa no parece ser la mejor opción para el subte de Buenos Aires.