Paran los gremios de la actividad arenera y de la piedra

Gremios del personal enmarcado en las Cámaras de Arena y Piedra de Buenos Aires y la Cámara Argentina de Empresas Areneras realizan un cese de actividades desde este lunes, en reclamo por “deudas salariales, respeto al convenio colectivo y condiciones de seguridad y sanidad para los trabajadores” en el marco de la pandemia.

En un comunicado firmado por representantes del sindicato SOMU (Sindicato Obreros Marítimos Unidos), SICONARA (Sindicato de Conductores Navales) el Centro de Patrones y oficiales fluviales de pesca y de cabotaje marítimo, CJOMN (Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales y la Asociacion Profesional Capitanes y Baqueanos Fluviales, alertaron sobre decisiones de las empresas que “degradan los derechos de los trabajadores y trabajadoras de abordo con la consecuente pauperización de sus ingresos y condiciones laborales”

“Pareciera ser que una Emergencia Sanitaria (de carácter excepcional y circunstancial) se transforma en el marco adecuado para avasallar todos los derechos laborales de trabajadores y trabajadoras declarados esenciales en el marco de esta emergencia”, denunciaron.

En otro tramo del documento, los sindicatos apuntan que los trabajadores de la actividad “deben asumir el riesgo de contagio de este virus que hoy nos afecta a todos, pero que están obligados a dejar sus hogares y sus familias para asumir las responsabilidades productivas que desarrollan habitualmente, teniendo como compensación de ese riesgo y esfuerzo, el deterioro de las condiciones y sus ingresos

Por otra parte, desde las entidades gremiales mostraron su preocupación por “decisiones empresariales arbitrarias que chocan contra derechos constitucionales” y que atentan según reforzaron, directamente contra el salario de los trabajadores.

En este marco es que los gremios del sector dispusieron un paro general de actividades que inició este lunes a las 19 hs y que se mantendrá “hasta tanto no regularicen la situación actual de incumplimiento de los derechos laborales (individuales y colectivos), de los de seguridad y desanidad, entre otros, de cada uno de los trabajadores y trabajadoras”, concluyeron.