Buscar reflotar el sistema de “scoring”

ISi bien sigue vigente, se debatirá en la Legislatura porteña endurecer las penas en relación al descuento de puntos y el correcto funcionamiento. 

El Gobierno de la Ciudad busca endurecer las penalidades del Sistema de Evaluación Permanente de Conductores (SEPC), conocido como “scoring”, a través de un proyecto de ley en debate en la Legislatura que reformula la cantidad de puntos que se descuenta por infracción a cada automovilista y motociclista que circulan por las calles porteñas.

La propuesta fue discutida por los diputados de la Comisión de Tránsito y Transporte y será tratada en la sesión ordinaria del jueves 28.

En rigor, la iniciativa apunta a reflotar el sistema de “scoring”, creado en 2008, que consiste en la asignación de un puntaje a cada conductor y el descuento de puntos en función de las infracciones cometidas, el cual, según admitieron fuentes parlamentarias, en la actualidad “no funciona correctamente”.

De acuerdo a la norma, a cada conductor, sea de un auto o una moto, se le otorgan veinte puntos y, de cometer alguna infracción vial de las que están incluida en la ley, recibe un descuento parcial.

Cambios

La primera modificación propuesta en la Legislatura apunta a incrementar de dos a tres años el tiempo estipulado para cada conductor para llegar a los cero puntos a raíz de la acumulación de infracciones y su consecuente quita de puntos.Además, en la actualidad, cuando esta situación ocurre, el infractor debe elegir, a fin de volver a contar nuevamente con 20 puntos a favor, entre la opción de quedar inhabilitado para conducir por 60 días o bien realizar un curso de educación vial; con la reforma se elimina la posibilidad de optar y ambas acciones serán obligatorias.

Por otro lado, se sube la cantidad de puntos de penalidad a los conductores que vayan sin el cinturón de seguridad colocado en el caso de circular a bordo de un automóvil y sin el casco de seguridad para los motociclistas.

Por último, la propuesta avanza sobre los casos de excesos de velocidad en los que, actualmente, la quita de puntos va de cinco a diez, depende del límite de circulación establecido de acuerdo al tipo de arterias: calles, avenidas o autopistas.