Cae el precio del petróleo, tras conflicto entre Irán y EEUU

El barril de petróleo Brent se acercó ayer por la mañana a los 69 dólares mientras que la onza troy de oro supera por primera vez en los últimos siete años, los 1.600 dólares, tras los ataques de Irán contra bases estadounidenses en Iraq.
El precio del petróleo de Texas (WTI) y el Brent, de referencia en Europa, cayó 4,9% y 4,10%, respectivamente, después que el presidente Donald Trump, aseguró que “parece que Irán está retirándose, algo muy bueno para el mundo”.

Ayer, el petróleo llegó a acercarse a 69 dólares y el oro supera los 1.600, tras ataques de Irán a bases de Estados Unidos. El metal saltó 2% luego de que el régimen iraní abriera fuego contra bases de los EE.UU. en territorio iraquí, en una escalada del conflicto que mantienen Washington y Teherán.

Ayer por la tarde, hubo una leve baja en el precio en los mercados internacionales. El crudo West Texas Intermediate (WTI), que cotiza en el mercado a futuro de Nueva York (Nymex), descendía 1,80% y se comercializaba a US$ 61,57 el barril en los contratos con entrega en febrero.

Del mismo modo el petróleo Brent del Mar del Norte, que cotiza en el mercado electrónico de Londres (ICE), bajaba 1,30% y el barril se ubicaba a US$ 67,38 en los contratos para marzo próximo, de acuerdo con datos de la agencia de noticias Bloomberg.

Estabilidad

El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohamed Barkindo, advirtió a los Estados Unidos que la entidad no puede asumir “en soledad” la responsabilidad de estabilizar el mercado de petróleo.

“La misión de mantener la estabilidad de los mercados de petróleo de forma consistente es una responsabilidad compartida de todos los productores, incluido Estados Unidos”, dijo Barkindo durante su participación en un foro de energía en los Emiratos Árabes Unidos, reportó la agencia DPA.

Conflicto
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió  a las potencias mundiales, como el Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia, que rompan con el acuerdo nuclear de 2015 con Irán para renegociar un nuevo pacto, un día después del ataque iraní contra dos bases iraquíes donde había tropas estadounidenses.

El lunes pasado Irán lanzó al menos diez misiles contra instalaciones militares estadounidenses en Irak y advirtió que ese fue el primer paso de la “dura venganza” por el reciente asesinato de su general Qasem Soleimani.