EE. UU. acusa a Irán del ataque a dos petroleros en el golfo de Omán

Los barcos, uno noruego y otro japonés, se encontraban más cerca de las costas iraníes que de las de Emiratos. Diferentes publicaciones periodísticas indican que  se emplearon torpedos contra las naves.

Un nuevo incidente naval en aguas del golfo de Omán ha reavivado las tensiones regionales, justo cuando el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se encontraba en Teherán tratando de mediar entre Irán y Estados Unidos tras la reciente escalada verbal entre estos dos países. Sendos ataques han dañado dos petroleros y obligado a evacuar a sus tripulaciones, según han confirmado tanto las navieras como la V Flota de Estados Unidos. El lugar del suceso, a las puertas del estrecho de Ormuz, está muy próximo a donde otros cuatro buques sufrieron un sabotaje hace un mes. EE UU ha acusado a Irán de ser responsable de los ataques de este jueves, detalla al respecto el diario El País.

Por su parte el secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado lo ocurrido y subrayado que el mundo “no puede permitirse” una gran confrontación en este rincón del mundo. Y se conoció que el  Consejo de Seguridad de la ONU, a pedido de EE UU, se ha reunido este jueves por la tarde con carácter de urgencia y a puerta cerrada, informa France Presse. El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo,  habría acusado a Irán de ser el responsable de los ataques. Algo que la delegación de Irán en Naciones Unidas ha negado ayer por la noche. “Irán rechaza categóricamente las acusaciones infundadas de Estados Unidos”, dijo en un comunicado.

El petrolero noruego Front Altair, procedente de Ruwais (Emiratos Árabes Unidos) con destino a Taiwan y cargado con 75.000 toneladas de nafta (un destilado del crudo), se incendió a las 4.05 horas GMT, después de que sus tripulantes oyeran una “fortísima explosión”. El japonés Kokuka Courageous, que transportaba metanol a Singapur desde el puerto saudí de Jubail, sufrió dos impactos en el plazo de tres horas, según informó la empresa propietaria, Kokuka Sangyo, lo que le produjo un boquete sobre la línea de flotación en uno de sus costados. Las tripulaciones fueron evacuadas indemnes, aunque un miembro del Kokuka Courageous resultó herido leve.