American Airlines extendió hasta septiembre la suspensión de vuelos del Boeing 737 MAX

La línea aérea estadunidense decidió ampliar las cancelaciones de unos 115 vuelos diarios hasta el próximo 3 de septiembre, debido a la puesta en tierra del modelo Boeing 737 MAX, tras los accidentes de Etiopía e Indonesia que dejaron 346 muertos, informó la empresa. 

En un comunicado, American Airlines precisó que esta medida, que afectará a unos 115 vuelos diarios, permitirá a los clientes y miembros del equipo planificar de manera más fiable su próximo viaje con la empresa.

También dijo que confía en que el Boeing 737 MAX obtenga pronto la certificación de las autoridades de aeronavegabilidad para poder volar, tras aprobarse la actualización del sistema de estabilización MCAS (Sistema de Aumento de las Características de Maniobras), que se considera responsable de los accidentes de Ethiopian Airlines y Lion Air.

Luego del accidente en Indonesia Boeing proporcionó a las aerolíneas y a los pilotos una actualización sobre el funcionamiento del MCAS, pero ni la compañía ni los reguladores consideraron necesario realizar entrenamientos adicionales a los pilotos.

Esa opinión cambió tras el accidente de Ethiopian Airlines, cuando la mayoría de agentes de la industria consideraron que la formación de los pilotos necesitaba un refuerzo.

Boeing anunció recientemente que concluyó la actualización del software de este modelo de avión que incluye, además, una mayor preparación para los pilotos y cambios en el sistema que alerta el ángulo de ataque del avión.

Desde entonces ha volado más de 360 horas en 207 vuelos con la actualización del software. “Hemos completado todos los vuelos de prueba de ingeniería para la actualización del software y ahora nos preparamos para el vuelo de certificación final”, afirmó el presidente de Boeing, Dennis Muilenburg. 

El bloqueo del espacio aéreo para los 737 MAX desde el accidente de Etiopía, el 10 de marzo último, le cuesta a Boeing unos 1.000 millones de dólares al mes por no realizar entregas, además de las pérdidas que afrontan los operadores del modelo que deben cancelar decenas de vuelos cada día.