Viales Nacionales en estado de “alerta y movilización”

Javier Iguacel, Director de Vialidad Nacional
Javier Iguacel, Director de Vialidad Nacional

Así lo dispuso el Sindicato de Trabajadores Viales y Afines (STVyARA), que cruzó al titular del organismo Javier Iguacel por el cierre de escuelas de formación. Voceros de vialidad denunciaron que las “escuelas creadas por el kircherismo se usaban para cometer fraudes y desviar fondos”. El tema promete generar polémicas en medios de denuncias por querer privatizar el organismo, algo que también fue desmentido por la cartera del Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En este contexto de fuego cruzado, la conducción gremial de  César González, promete acelerar sus reclamos con protestas en distintos puntos del país sino obtiene respuestas de Iguacel, al que calificó de “soberbio e intransigente”. Consultado por Notitrans, González sostuvo que “si hubo corrupción, que se investigue hasta las últimas consecuencia, pero es una negligencia eliminar una escuela de formación con más de 12 años de trayectoria”.

Las Argumentaciones de los viales

En un comunicado de prensa, el gremio sostuvo que su “estado de alerta y movilización” se da ante la política de “vaciamiento y desguace” de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) a causa de los despidos por el cierre de las cinco escuelas técnicas viales que funcionan en el país, a través de la Resolución Nº 458/2018 dictada por el Administrador General, y que implica la baja de la Planta Transitoria Educativa. “Exigimos la inmediata reapertura de las Escuelas Técnicas en conjunto con la reincorporación y pago a los 300 docentes”, expresó González.

Todo se ve agravado ante los inminentes despidos de 200 trabajadores que componen la DNV, en el marco de la privatización del organismo”, denunció Graciela Aleñá, Secretaria Adjunta del Gremio y agregó “venimos realizando protestas y asambleas denunciando la tercerización de funciones y el cierre de nuestras escuelas de formación”, afirmó.

Son cinco las escuelas de Vialidad Nacional dependientes de la DNV que funcionan desde el 2005 con sedes en la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Tucumán, Chubut y Santa Cruz. Las mismas dictan tres ofertas educativas a 1200 alumnos: Bachillerato Tecnológico con Orientación en Construcciones Viales, Técnico Vial y la carrera de Técnico superior en obras viales, que se dictan únicamente en estos establecimientos educativos y son un aporte estratégico para el organismo.

Lo que Iguacel hoy ve como un gasto, constituye en realidad una inversión ya que los que se forman luego, su mayoría, ingresan al organismo como profesionales. La realidad es que quieren que todo funcione desde el sector privado, y reducir al máximo nuestro trascendental rol vial que cumplimos para el país”, argumentó la sindicalista.

La DNV está actualmente compuesta por una Sede Central, 24 sedes distritales, distintas delegaciones, y campamentos. Entre sus funciones, están las de planificar, proyectar, construir y conservar los caminos de la Red Vial Nacional la cual supera los 40 mil kilómetros de extensión. “Solo seis mil trabajadores atienden la red que se extiende de Usuahia a La Quiaca, y aún así quieren privatizar y echar gente”, aseveró Aleñá.

Los funcionarios deben dejar su soberbia e intransigencia de lado y convocar a una mesa de diálogo en donde podamos resolver mancomunadamente la situación de nuestros trabajadores como el destino de los 1.200 alumnos que se forman en las Escuelas y hoy se quedan sin acceso a la educación técnica”, finalizó el comunicado.

César González, quien conduce el Sindicato de Trabajadores Viales y Afines (ATVyARA)

Vialidad Nacional en la agenda de Dietrich

Así, mientras dirigentes gremiales de Vialidad embistieron contra Iguacel, desde el organismo adujeron que estas instituciones eran utilizadas para “el desvío de fondos mediante la UTN” y la emisión de títulos educativos sin validez. Desde la Cartera de Guillermo Dietrich respaldaron al actual administrador general al considerar que se aboca a terminar con “un curro“.

En este sentido, remarcaron que una auditoría interna concluyó que el costo de inversión por alumno para terminar la tecnicatura superior (tres años) oscilaba entre los 111 mil y los 127 mil pesos en 2016, superando el costo promedio anual por alumno que detentaron las universidades nacionales durante ese período (era de $33.010). Esta información fue desmentida por González: “Esto no fue así, esos números no son reales”.

No obstante, la agenda de Iguacel continúa muy activa. En las redes sociales se lo ve subiendo videos de usuarios conformes con el Plan de Obras que encabeza su gestión y que promete recuperar más rutas en el país.

Alianzas gremiales en el sector vial

Pero no todo son obras y el gremialismo vial activo su rosca política. Hay fuertes rumores de que El sindicato de trabajadores viales podría incorporarse a la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) en el corto plazo y que se encuentra encabezada por el portuario Juan Carlos Schmid.

También podría haber una alianza estratégica con los dirigentes del SUTPA (empleados de peajes) de Sergio Sanchéz, con disputas con Iguacel. Este fin de semana muchos operarios levantaron barreras de peajes ante el temor que la gestión de Iguacel avance en la “automatización de las cabinas” de rutas nacionales haciendo peligrar los puestos de trabajo. Tampoco sería de extrañar esta alianza ya que El SUTPA logró la última semana un respaldo público  contra el funcionario de Dietrich.