Tecnología y trabajadores, una historia que se repite

Por Andrés Special (*)

El 50% de los trabajadores del transporte podrían quedar desocupados en aproximadamente 20 años en nuestro país. Eso es lo que sugieren varias investigaciones que estudian el avance tecnológico en el ámbito laboral. ¿Qué podemos hacer al respecto ?

“El cambio es lo único que se mantiene constante”

Así como el 90% de los trabajadores rurales en Estados Unidos se quedaron sin su fuente de trabajo en el marco de la primer revolución industrial cuando el uso de la máquina a vapor los dejó “obsoletos” para la tarea que realizaban, hoy estamos atravesando un momento donde la tecnología está dejando obsoletos algunos empleos relacionados con operaciones repetitivas y rutinarias.

Esos trabajadores rurales se encontraron casi por sorpresa con este escenario. No existían medios de comunicación por el cual las noticias y las ideas se difundan con tanta velocidad como ahora y por este motivo no estaban preparados para adaptarse al cambio y tuvieron que migrar a la ciudad transformándose en su mayoría, en mano de obra barata para el sector industrial.

Nuestro escenario es diferente en este sentido porque hay mucha información sobre la etapa que estamos viviendo y podemos enterarnos casi al instante sobre cualquier avance tecnológico. Esto permite poder analizar nuestra situación actual y el posible escenario futuro y en base a eso tomar acciones para no transformarnos en mano de obra barata sino en personas calificadas y adaptadas al nuevo escenario mundial. Entendemos que el cambio es lo único que se mantiene constante y que nuestra capacidad de adaptarnos es lo que nos va a permitir mantenernos vigentes.

La máquina a vapor del siglo XXI

En el marco de la cuarta revolución industrial que actualmente estamos transitando, nuestra maquina a vapor es la automatización, es decir, la tecnología que amenaza con dejarnos obsoletos. La automatización es un concepto que involucra diferentes tecnologías: Robotización, big data, Inteligencia artificial y aprendizaje automático. Estas tecnologías combinadas hacen posible que una computadora pueda aprender por sí sola y mejorar cada vez su aprendizaje (aprendizaje automático) tomando como base grandes volúmenes de información (big data) y tomar decisiones de forma autónoma midiendo sus resultados (inteligencia artificial) haciendo posible operar por ejemplo trenes autónomos (automatización). Entonces vemos que la automatización no es una tecnología en sí misma, sino que es una consecuencia de un conjunto de tecnologías trabajando juntas.

Además de la automatización, la inclusión de las nuevas tecnologías en formaciones y locomotoras nuevas pueden hacer disminuir la necesidad de formación de un conductor al requerir menos habilidades. Esto podría traducirse en menos tiempo de formacion y profesionalizacion que podría tener incidencia en un menor salario.

Una luz al final del camino

No todo es oscuridad, afortunadamente estamos a tiempo de encontrar una solución al problema que estamos empezando a tener, vamos a ver que podemos hacer.

Educación

Si bien algunas tareas repetitivas dentro del transporte se verán afectadas, la inclusión de nuevas tecnologías van a demandar otro tipo de habilidades relacionadas con la tecnología, con la creatividad y el liderazgo. Por lo tanto, de forma individual, una acción que podemos llevar a cabo es formarnos continuamente en los temas descritos anteriormente y mantenernos actualizados ya que los nuevos tiempos requieren seguir aprendiendo.

Agenda compartida

Esto no solo nos perjudica a los trabajadores. Las empresas se verán obligadas a prescindir del personal que no esté calificado para abordar los nuevos requerimientos de habilidades y salir a contratar personas con habilidades pero sin experiencia. Esto seria mucho mas costoso y perjudicial que trabajar en conjunto capacitando a sus actuales colaboradores que ya tienen experiencia. Es necesario trabajar en conjunto Empresa, Trabajadores y Gobierno, en un plan de formación integral.

En Estados Unidos, la empresa de telefonía AT&T detectó que la mayoría de sus empleados no poseía habilidades para trabajar con nuevas tecnologías y lanzó un plan a nivel global con una inversión de 1.000 millones de dólares para la formación de sus 240.000 empleados alrededor del mundo.

Tomar conciencia

Para finalizar, lo más importante de todo es entender que nuestro trabajo es fácilmente reemplazable y esto, lejos de ser especulación, parece ser bastante probable que suceda en el mediano plazo, puede afectarnos a nosotros, a nuestros hijos o a los compañeros que acaban de ingresar a la carrera. Entonces, tomemos conciencia, aprovechemos que actualmente ofrece nuestro trabajo y nuestro sindicato para planificar nuestro futuro, estudiar y prepararnos para el futuro.

(*) Coach ejecutivo, consultor en desarrollo de liderazgo consciente, innovación y gestión sustentablehttps://www.linkedin.com/in/specialandres/