Subte: En mayo abrirán 3 estaciones que llevarán la línea E hasta Retiro

Obras en la estación Catalinas, linea E de subte (foto: @solotransito)

Se planea realizar la inauguración en el mes de mayo luego de 12 años del anuncio original. Con la extensión se sumarán 63 mil pasajeros por día a la red.

A fines de mayo de este año se inaugurarán las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro de la linea E. Una de las obras más esperadas por el Gobierno de la Ciudad para presentar en sociedad, junto a la inauguración del Paseo del Bajo.

Se trata de la prolongación del ramal que correrá bajo la avenida Leandro N. Alem, y que permitirá a los usuarios de esa línea combinar con la B en Correo Central y con la C en Retiro. De esta manera, el ramal que une Plaza de los Virreyes, en el Bajo Flores, con la estación cabecera Bolívar, en Plaza de Mayo, sumará dos kilómetros a su recorrido.

Al respecto el diario Perfil informó que el Ejecutivo porteño prevé que las futuras estaciones abrirán sus puertas a fines de mayo de esta año. De acuerdo con la estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), con la ampliación de la línea se beneficiarán los 90 mil pasajeros que la utilizan actualmente, y se estima que se sumarán a la red unos 63 mil usuarios diarios. Y  la apertura de las estaciones se da en el marco del proceso de licitación encarado por la Ciudad que apunta a buscar un nuevo operador del servicio, que se encuentra en manos de Metrovías desde hace 24 años.

Características de la Línea E

En la actualidad la línea cuenta con seis formaciones GEE y 14 trenes Fiat provenientes de las líneas A y D, las cuales tuvieron que ser adaptadas al sistema de señales ATP (Automatic Train Protection). Durante este año desde Sbase se indicó que el plan consistirá en seguir incorporando coches renovados a fin de brindar un mejor servicio y confort a los pasajeros que la utilizan a diario. Una larga espera.

En materia de obras fue  la más relegada del sistema y es la recibe más quejas por parte de los usuarios. Los pasajeros destacan la demoras en las frecuencias entre las formaciones, el estado de los vagones, muchos de ellos de más de 50 años, y el deterioro paulatino de las estaciones, en las que la falta de escaleras mecánicas funcionando en algunas de ellas o los problemas de humedad en paredes y techos de otras, son parte de la escenografía de las mismas.