Secuestraron 84 kilos de cocaína ocultos en la bodega de un avión

Foto: Minuto Uno
Foto: Minuto Uno

El hallazgo se produjo en Ezeiza gracias a un operativo hecho por la Aduana. La droga estaba escondida en la bodega de la aeronave de la compañía KLM Cargo y partía rumbo a Holanda. Hay siete detenidos.

Al menos 84 kilos de cocaína fueron secuestrados ayer en el interior de la bodega de un avión de la empresa KLM Cargo que estaba a punto de despegar del Aeropuerto Internacional de Ezeiza con caballos de carrera y tenía como destino final la ciudad holandesa de Amsterdam, y en el operativo quedaron detenidas siete personas entre la tripulación y el personal de carga.

El hallazgo de la droga se produjo el martes a la noche en la pista del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini durante un operativo realizado por la Aduana que incluyó la participación de más de 50 agentes y cinco perros adiestrados en la búsqueda de estupefacientes, el cual fue ordenado por el juez en lo Penal Económico 9, Javier López Biscayart.

Se trata de un vuelo de la empresa KLM Cargo operado por Martinair Holand, que provenía de la ciudad de San Pablo, en Brasil, y que tras la escala en Buenos Aires, tenía previsto partir de la terminal TCA de Ezeiza hacia Amsterdam.

El procedimiento se produjo cerca de la medianoche de ayer cuando agentes de Aduana descubrieron que personal de pista estaba realizando la carga del avión “bajo condiciones prohibidas”, ya que en ese momento se registraba un fuerte temporal sobre la ciudad de Buenos Aires y la actividad en el aeropuerto estaba suspendida.

Las filmaciones de las cámaras de seguridad de la terminal aérea mostraban que dos camionetas pertenecientes a la empresa Martinair se acercaron al avión y de allí comenzaron a bajar cajas de cartón que introducían a la bodega.

Para los investigadores está claro que la droga fue cargada en el Aeropuerto de Ezeiza y por eso se dispuso la detención de los tres pilotos de la nave, de nacionalidad holandesa, y los cuatro empleados de la empresa MartinAir, todos ellos argentinos.

La sospecha de los pesquisas es que se trata de una modalidad conocida como “rip off”, que significa que la mercadería que debe transportar el avión es lícita y cuenta con toda la documentación en regla pero que en algún momento del proceso de carga se contamina con la droga.

Según las fuentes judiciales, en este caso la carga lícita eran caballos de carrera que tenían como destino final Singapur y se determinó que, en principio, los dueños de los animales “no tienen ninguna responsabilidad en la maniobra”.

Antecedentes

Un secuestro de este tipo de drogas más cercano es de septiembre del año pasado, unos 254 kilos de cocaína fueron secuestrados dentro de 22 valijas inspeccionadas en la sala de pre embarque del aeropuerto de Ezeiza.