Moyano muestra su poder con un acto el 15 de diciembre

 

Ni el Gobierno y el secretario general de la CGT se esforzaron en las últimas semanas por disimular los cortocircuitos y, en ese marco, Moyano tendrá un nuevo escenario para insistir en los reclamos que apuntan al impuesto a las ganancias y la participación en los dividendos de las empresas.

Fuentes sindicales confirmaron a Noticias Argentinas que se prevé un acto multitudinario con la presencia de 70 u 80 mil camioneros, lo que será planeado como una exhibición de poder hacia dentro y hacia fuera de la CGT. Asimismo, afirmaron que el discurso de Moyano será "la continuación de los reclamos de los últimos días", entre ellos, el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.

De hecho, el 15 de diciembre fue la fecha límite que le puso al Gobierno Pablo Moyano, el hijo del titular de la CGT y secretario general del sindicato de camioneros bonaerense, para modificar ese impuesto. "Hasta acá se llegó. Nosotros somos consecuentes, no obsecuentes. Este es un reclamo legítimo y va a tomar la forma que tenga que ser", advirtió Pablo Moyano a principios de noviembre, cuando puso la fecha para la convocatoria en Huracán.

Ganancias

Otro reclamo que seguramente formará parte del discurso de Moyano es el de la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas, un proyecto que la Presidenta salió a rechazar públicamente la semana pasada, en uno de los capítulos más intensos del contrapunto entre la CGT y el Gobierno.

Durante la reunión de la CGT del último jueves, se escucharon algunas alternativas como la de pedir al Gobierno el pago de un doble aguinaldo para compensar tanto los sueldos bajos como los altos que se ven afectados por el Impuesto a las Ganancias, aunque las fuentes consultadas no precisaron que este planteo pudiera formar parte del mensaje de Moyano.

Desencuentros

Además de los desencuentros con la presidenta Kirchner, Moyano también enfrenta los desplantes de los sindicatos más poderosos de la central obrera, que el jueves pasado decidieron no asistir a la reunión convocada de urgencia por el líder cegetista para evitar avalar con su presencia una estrategia de confrontación con la Casa Rosada.

Al encuentro solo concurrieron sus principales aliados, quienes puertas adentro amenazaron con la posibilidad de un enfrentamiento con el oficialismo, por lo que los representantes de la UOM (metalúrgicos), la UTA (colectiveros), la Fraternidad (maquinistas) o el grupo de los llamados "independientes" optaron por no asistir.