Los taxis y remises de Nueva York no tienen pasajeros pero trabajan

En lugar de transportar los millones de pasajeros que utilizan el servicio, unos 10.000 choferes de taxi y remises están entregando millones de comidas gratuitas a personas afectadas por la pandemia.

El periodista Josh Saul de la agencia Bloomberg recogió los testimonios de los choferes de taxis y remises más famosos del mundo, los de la ciudad de Nueva York, una ciudad cosmopolita donde trabajadores de todo el mundo cuentan su experiencia y su vida durante la pandemia que los tiene no solo como víctimas –como todo el mundo- sino también como protagonistas a la hora de socorrer y ayudar a otros que están en situaciones más complejas.

Saul comienza la nota relatando un momento casi universal, en una parada que podría ser de La Plata, Buenos Aires, Rosario, Córdoba o Mendoza, como suele ser el de cada día de un trabajador de taxi o remise en la Argentina.

Los choferes de taxi están tomando café. Los choferes de taxi están durmiendo. Los choferes de taxi escuchan la radio, fuman y charlan bajo las luces de las calles de la madrugada, esperando en una fila que se extiende a lo largo de una calle que alguna vez fue muy transitada en el Lower East Side de Manhattan. El primer chofer tomó su lugar a las 3:30 am de este día de agosto.

Aproximadamente a las 8 am, él y algunas decenas de personas más en la fila se trasladarán a un estacionamiento cercano en el East River y comenzarán a cargar sus taxis amarillos y autos privados con cajas de comida gratis. Luego se apresurarán a buscar a personas hambrientas en los cinco distritos de la ciudad de Nueva York, llevarán las comidas y regresarán por más. Cada uno ganará 53 dólares por ruta, unos cientos de dólares al día si lo hacen rápido. La mayoría de los días no ganan tanto como ganarían con los pasajeros, pero “es mejor que nada”, dice Faisal Tawfiq, un chofer africano que vino de Ghana.

“Crecí en el Lower East Side, en Chinatown. Conduzco un taxi desde principios de los 70. Era un buen trabajo, podía conseguir un coche en un garaje y trabajar de noche. Cumplí 67, estoy cobrando mi Seguro Social, así que esto es plata extra. Este es dinero que puedo ahorrar para que cuando me jubile no tenga que preocuparme por cómo voy a pagar el alquiler. El Covid-19 es malo. Yo dependo de este servicio de comida a domicilio. Es un trabajo duro, pero lo que te paguen está garantizado. Navegar no es dinero garantizado. Podría conducir dos o tres horas y no ver a nadie. Puedo llevar a alguien al Bronx, bajar en el puente que conecta el Bronx con Manhattan y conducir de norte a sur y no ver a nadie en todo Manhattan. Mi contrato de alquiler de taxis se redujo a aproximadamente 1.100 dólares –por mes- antes del Covid. Ahora cuesta 500 dólares, e incluso a 500 dólares, mi garaje solo tiene 18 choferes trabajando. Solían ser unos 300 controladores funcionando. La semana pasada tuve que sacar plata de mi propio bolsillo para el alquiler. Si no gana los 500 dólares, al final de la semana todavía le debo al garaje 500 dólares. Si no ganó esos 500, tengo que pagar la diferencia ” contó el chofer Thomas Jung de 67 años.

La pandemia de Covid-19 fue catastrófica para los taxistas de Nueva York. Algunos ya estaban endeudados debido a préstamos predatorios; la mayoría todavía se estaban adaptando a la competencia de Uber y otros servicios de viajes compartidos. Luego, en cuestión de semanas, la demanda de viajes en taxi y remises cayó un 84% desde los niveles previos a la pandemia, según un informe reciente de la Comisión de Taxis y Limusinas. Los conductores describieron haber recorrido un Manhattan desolado durante horas sin cobrar una sola tarifa.

Alex Zerelli (44) cuenta que “el taxi amarillo habla por sí mismo: “A dónde te llevan, indica cómo va tu día”.  Ahora manejo solo. A veces hablo solo o con el objeto que transporto. No es fácil para nosotros. Nos estamos perdiendo todo. Gente hablando, el negocio. Con la gente atrás hablamos, hablamos de nuestra salud, todo está bien. Nadie sube al coche ahora. Manejás por la calle, nadie te detiene. Corre y corre durante cinco o seis horas, gana 10 o 20 dólares. Se extraña mucho el negocio  de otros días”.

Akram Chanchane (44) también tiene su historia y dice que “estamos felices porque sentimos que estamos ayudando a la gente a sobrevivir. Algunos están en muy malas condiciones, no pueden caminar, no pueden ir a la tienda.

destacar la nota
Alex Zerelli y Akram Chanchane, ambos taxista de NYC. “Mucha gente nos ofrece agua porque ve que estamos transpirando. Realmente lo aprecian”.

Mientras tanto, la propagación del virus creó una posible crisis para las miles de personas que no podían salir de sus casas para obtener alimentos. A la comisionada de TLC, Aloysee Heredia Jarmoszuk, se le ocurrió un plan para ayudar tanto a los conductores inactivos como a los neoyorquinos confinados a sus hogares. “Lancé la idea de usar taxis y limousines (remises) porque iban a necesitar trabajo, se verifican los antecedentes y se consideran esenciales”, dice Jarmoszuk. “Eran una fuerza laboral ideal, conductores profesionales, trabajadores que son examinados”.

“Con Uber, podría ganar la misma cantidad de dinero, pero tendría que empezar a las 6 am y trabajar hasta las 4 o 5 pm. Ganaría alrededor de 20 o 30 dóalres por hora, los fines de semana gano más. Pero ahora gano más dinero haciendo entregas en menos tiempo. Voy a hacer esto hasta que digan “No va más”. Hacemos entre cuatro y seis viajes. A veces podemos entregar seis direcciones en el mismo edificio. Pero si te envían a Queens donde solo hay casas, tenés que manejar un rato. Esta es mi esposa. Viene conmigo los días en que no tiene que trabajar. Ella se queda en el auto para que yo no reciba una multa. Hablamos y escuchamos música española. Radio Amor es 93.1″ contó Joselito Matailo (42) acompañado por su mujer Erica.

“Nací en la India y crecí en la India, después me vine a los Estados Unidos, hace unos seis años. Soy de Punjab. Fui a la escuela de taxis amarillos porque el taxi amarillo es la principal fuente de ingresos de la comunidad Sij en la ciudad de Nueva York. Ahora está Uber, pero en 2014 la fuente principal era taxi amarillo. Tengo un Ford Escape, modelo 2009, es un auto híbrido. Mi papá me compró el auto en 2016. El Covid ha sido realmente devastador. Somos muchos taxistas de los que toda su familia depende de los ingresos de los padres. Todos dependen de los taxis amarillos. Normalmente tenemos viajes en el aeropuerto, suele haber una larga fila en el aeropuerto La Guardia, en el JFK, pero ahora los aeropuertos están muertos. Ningún taxista va allí ahora, el negocio está completamente muerto. Antes del Covid, ganaba  1.200 dólares, a veces 1.000 por semana. Con taxi amarillo gano más dinero. Con la entrega de comida, gano 600 dólares a la semana, o a veces 500. Tengo que entrar a edificios, hay ancianos y en general los enfermos no quieren salir, así que tengo que subir las escaleras para darles la comida. Utilizo doble máscara y doble guantes, y después los tiro a la basura. En el taxi tenés que sentarte en un sitio y tengo dolores de espalda. Con esta modalidad de trabajo estaciono el auto y camino mucho en comparación con el taxi. Personalmente, siento que si estoy sentado todo el tiempo estoy más cansado, pero al salir a la calle, entregar la comida, subir las escaleras, me siento con más energía. Es como hacer ejercicio” cuenta Tarlochan Singh de 25 años.

En definitiva, este es el resultado del programa de entrega de alimentos a domicilio de emergencia GetFoodNYC , que está financiado por la ciudad y ha contratado alrededor de 10.000 conductores por unos 35 millones de dólares para entregar más de 64 millones de dólares de comidas a los neoyorquinos confinados en sus hogares desde marzo. Los conductores se ponen en línea en más o menos una media docena de puntos de carga alrededor de la ciudad y esperan a que los soldados de la Guardia Nacional y los trabajadores de sanidad de la ciudad carguen sus autos con grandes cajas marrones que contienen nueve comidas cada una. Algunos conductores tienen un bebé en el asiento trasero; otros ponen la carga en el techo. “Para mí es más seguro, eso es lo importante”, dice otra conductora, Claudia Salazar. “Quizás a veces solo obtengo cien dólares. Eso es mejor que el riesgo”.

Informe de Josh Saul para agencia Bloomberg

Fotografías de Don Brodie para Bloomberg Businessweek