21.7 C
Buenos Aires

Las ciudades se preparan para el transporte eléctrico

MÁS NOTICIAS

Luego de superada la pandemia, la tecnología relacionada a la movilidad eléctrica está preparada para transformar todos los aspectos del transporte en la próxima década a medida que la infraestructura se generalice.

Si este 2020 nos ha enseñado algo, es que todo lo que una vez dimos por sentado puede invertirse de la noche a la mañana. Como hemos experimentado, el cambio global puede ser repentino, inesperado y desorientador, pero a menudo es completamente predecible, lo que significa que también es manejable.

En ese sentido podemos considerar la evolución en la relación entre ciudades y movilidad. Aunque las áreas urbanas representan solo el dos por ciento de la superficie terrestre, son responsables de un asombroso 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del planeta.

Casi todo eso es generado por el transporte por autopistas y rutas. Dado que se espera que la población de las ciudades explote en las próximas décadas, de 4.200 millones de personas hoy –en las ciudades- a 6.700 millones en 2050, mantener el statu quo es simplemente insostenible. Para las ciudades, enfrentar un desafío tan enorme es desalentador, pero está sucediendo y más rápido de lo que muchos imaginamos.

Proporcionar beneficios para la salud tanto del planeta como de las personas
Los líderes municipales de todo el mundo saben que la dependencia de los combustibles fósiles para impulsar los turismos, autobuses, camiones y flotas de reparto es un callejón sin salida, no solo para el medio ambiente sino también para la salud pública. En el Reino Unido, el transporte es responsable del 80% del dióxido nitroso, que causa contaminación del aire y está relacionado con enfermedades y afecciones como enfermedades respiratorias, ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre otras. El fomento de una población sana es otra razón por la cual las ciudades de todo el mundo están acelerando el cambio a los vehículos eléctricos (EV), un paso que algunos gobiernos europeos han identificado que juega un papel importante en la “vía de menor costo” para alcanzar emisiones netas de gases de efecto invernadero cero en el 2050.

La eliminación gradual de los combustibles fósiles

Las ciudades europeas están a la vanguardia de esa lucha. Londres, París, Ámsterdam, Madrid, Hamburgo, Roma, Bruselas y muchas otras áreas metropolitanas han implementado planes para restringir o prohibir los automóviles de nafta y diesel de los centros urbanos. En total, 24 ciudades europeas con una población acumulada de más de 62 millones de personas se han comprometido a eliminar o restringir severamente el uso de vehículos con motor de combustión interna para 2030. Estos tipos de restricciones a los automóviles de combustible fósil son una de las principales razones por las que los principales fabricantes de automóviles han llegado a los vehículos eléctricos en los últimos años. La industria, que ya se enfrenta a la interrupción de las tendencias de movilidad autónoma, conectada, eléctrica y compartida, ha optado por ser parte del cambio radical actual en el transporte.

Buses eléctricos, la tendencia que se viene en el transporte automotor.

Hoy en día, hay 60 modelos de vehículos eléctricos enchufables disponibles en Europa, con planes para sumar 214 más el año que viene. Si bien ese número puede cambiar –la pandemia cambió los planes de muchos-, una cosa es cierta: los fabricantes de automóviles han invertido decenas de miles de millones de dólares en movilidad eléctrica y es posible que luego del cambio visto en la cuarentena esos millones sean aún más.

Predicar con el ejemplo

Las restricciones funcionan, pero solo hasta cierto punto. Aunque las matriculaciones de vehículos diesel europeos cayeron del 50% del total a solo el 36% entre 2015 y 2018 debido a las nuevas regulaciones, las autoridades deben hacer más para que los ciudadanos se unan a la electrificación del transporte. Deben liderar con el ejemplo. Por ejemplo, el Gobierno inglés se ha comprometido a fabricar el 25% de su propia flota de vehículos con emisiones ultrabajas para 2022, con planes de llegar al 100% al incluir vehículos eléctricos enchufables en todas las adquisiciones de vehículos nuevos para 2030.

Londres ha ido más lejos al pilotar una prueba de flota de entrega eléctrica con la industria privada, que reveló aún más fallas de los vehículos tradicionales. Debido a que las camionetas de cero emisiones especialmente diseñadas tenían más volumen de carga útil, pudieron entregar 30% más de paquetes cada semana, reduciendo así no solo las emisiones y la contaminación del aire, sino también la congestión. Los costos de combustible también fueron mucho más bajos, un 75% menos que sus contrapartes diesel, y utilizaron “cinco veces menos energía por km” debido a las características de administración de energía proporcionadas por las soluciones inteligentes de carga en red.

Construir infraestructura instrumental (e incentivada)

Hablando de cobrar, Londres actualmente ofrece la mayor densidad de puntos de carga en el país (casi 50 por cada 100,000 habitantes), incluidos 36 en un milla cuadrada. Sin embargo, una mayor infraestructura de carga pública es imprescindible para alentar la adopción masiva de vehículos eléctricos. Será necesario para impulsar las flotas de entrega, minicabs, taxis, viajes compartidos y vehículos autónomos que proliferarán a medida que se eliminen los combustibles fósiles.

Para incentivar aún más el cambio a la movilidad electrónica, hay varios esquemas de subvenciones disponibles para cobrar, incluido uno en el que las autoridades locales pueden solicitar una subvención que cubra gran parte de los costos de capital (8.000 dólares por estación) asociados con proporcionando infraestructura de carga en la calle para residentes sin estacionamiento fuera de la calle. En Londres, eso es cuatro de cada cinco residentes.

Aumento de la demanda = mayor disponibilidad y menores costos

Al igual que con todas las innovaciones tecnológicas, los costos asociados con el transporte electrizante continuarán disminuyendo, incluso a medida que mejore el rendimiento. Esto contrasta con el motor de combustión interna, un diseño que solo ha logrado mejoras modestas en 160 años de servicio. Debido a las nuevas eficiencias de escala y la tecnología de batería mejorada, los vehículos eléctricos alcanzarán la paridad de costos con los vehículos con motor de combustión interna a principios de esta década, incluso a medida que mejore su alcance. Las actualizaciones en la nube tanto de los vehículos como de las soluciones de carga significan que las ciudades podrán escalar la electrificación del transporte mucho más rápido y de manera más económica que en el pasado.

Las ciudades pronto ya no estarán limitadas por la disponibilidad de vehículos eléctricos. Para mediados de la década, se espera que haya cientos de modelos de vehículos eléctricos con batería de pasajeros más en el mercado, además de autobuses públicos, camiones pesados ​​y livianos y una amplia gama de vehículos de flotas especializadas. Dentro de la década habrá una elección eléctrica para casi todos los casos de uso.

El cambio es inevitable

La movilidad eléctrica alterará por completo los modelos de transporte actuales, tanto de manera obvia como imprevista. A medida que crecen las flotas de transporte público urbano y de reparto, también lo harán las ofertas de viajes compartidos. Las tecnologías como las aplicaciones móviles y los vehículos autónomos darán como resultado una reducción adicional en la propiedad individual del vehículo. La información obtenida de las tecnologías de detección urbana, las estaciones de carga en red y los datos en el vehículo obtendrán enormes beneficios para el medio ambiente y la salud pública, al tiempo que reducirán la congestión y mejorarán la experiencia del conductor y el conductor.

Incluso hoy, las tendencias son claras. A medida que las ventas de automóviles tradicionales caen en picado, los registros de vehículos eléctricos con batería aumentaron (casi 200 por ciento en marzo de 2020). Nunca sabemos qué traerá el mañana, pero una cosa es segura: el cambio es inevitable. La pregunta entonces es: “¿Estaremos preparados?” Para la salud del planeta y de todos en él, la respuesta para muchas ciudades parece ser “sí”.

Informe de Christopher Burghardt, Director Gerente para Europa, ChargePoint

- Advertisement -
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -