La Legislatura porteña aprobó la modificación de la ley de Scoring

La legislatura de la Ciudad aprobó un proyecto de ley que introduce cambios a la ley de Evaluación Permanente de Conductores, conocida como Scoring. Ahora ya no hará falta identificar al conductor para que el descuento de puntos se haga efectivo. La misma entrará en vigencia a los 60 días de su publicación en el Boletín Oficial.

De esta manera, con los cambios que se votaron ayer, todas las faltas contempladas en el Sistema de Evaluación de Conductores recaerán sobre el titular registral del vehículo teniendo éste la posibilidad de acreditar haberlo vendido o identificar al responsable de dicha falta y que éste preste el consentimiento para la quita de puntos. Esto era así para las faltas de violación de los límites de  velocidad y la violación para la correcta identificación del dominio del vehículo.

La legisladora Cristina García De Aurteneche, Presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte y autora de la iniciativa aseguró “el objetivo de la ley y sus modificaciones es producir un cambio en el comportamiento vial de los conductores a través de normas que contribuyan a generar un cambio cultural que propicien conductas responsables.

Por otro lado, se elevó la quita de puntos para las faltas que tienen que ver con la no utilización del cinturón de seguridad y del casco. En ambos casos, la quita era de 2 puntos y con la modificación pasarán a descontarse 4 y 5 puntos, respectivamente.

Tmabién se modificó la incorporación de dos faltas importantes que no estaban contempladas como la conducción temeraria e invasión parcial de vías a las que le corresponderán el descuento de 10 y 5 puntos, respectivamente.

“Conducir es un acto que todos los ciudadanos deben asumir con responsabilidad. Un mal desempeño en la vía pública puede derivar en una tragedia que, como decimos siempre, es evitable. Es por ello que la modificación del Sistema de Evaluación Permanente de Conductores, que hoy estamos trayendo a este recinto, implica una visión más rigurosa, justa y acorde a la gravedad de las faltas contempladas en el mismo, a la vez que permite optimizar su funcionamiento y generar el cambio de conducta necesario para reducir los siniestros viales en la Ciudad” concluyó García.