Hoy se celebra el "Día Mundial Sin Auto"

La idea es sencilla. A modo figurativo ver a una ciudad sin autos, tomar conciencia del medio ambiente, respirar aire puro, sentirnos bien al caminar o andar en bicicleta podría cambiarnos la perspectiva sobre la ciudad que queremos. Con este planteo, se celebra la semana de la Movilidad Sustentable en el país. Hugo Palamara, Presidente de la Asociación de Periodistas de Tránsito y Transporte de la Argentina (APTTA) indicó en Notitrans Radio: “La idea comenzó en allá por la década del 90 como una iniciativa para contribuir al disminuir en grado de contaminación ambiental y también promover la movilidad sustentable”.

Foto: @MMAChile

En Argentina son pocas las personas que lo llevan a cabo. “Algunos países la tomaron con más seriedad, con más conciencia ciudadana”, indicó Palamara. Pero este año el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires llevó a cabo algunas actividades para fomentar la fecha como dejar a un lado para disfrutar los espacios urbanos desplazándose en bicicleta o a pie. El objetivo es que pedalear y caminar avancen durante todo el año sobre otros modos de trasladarse menos saludables y más contaminantes.

 

 

Entre las actividades previstas habrá bicicleteadas, intervenciones artísticas, concursos y descuentos en diversos puntos de la Ciudad. En materia de compras es el momento ideal para adquirir bicicletas, indumentaria y accesorios, en el marco del Festival de Descuentos, con promociones que alcanzan hasta el 40% en los locales adheridos. Los descuentos, la ubicación de dichos locales y los cupones pueden hallarse en la web de Ecobici. Algunas provincias de Argentina como Santa Fe se sumaron hace sólo dos años

 

El origen de la fecha

 

La iniciativa que comenzó en 1974 como una respuesta tentativa a la crisis del petróleo que incrementó sideralmente el costo del combustible. En aquellos años, algunos gobiernos de países europeos, prohibieron la circulación del tráfico motorizado, aunque sólo los domingos.

 

Si bien, la medida acabó tan pronto quedó asegurado el suministro del combustible, años más tarde grupos y movimientos ecologistas reflotaron la iniciativa cambiando la intencionalidad de la consigna: ya no se trataba de una problemática económica, sino fundamentalmente ambiental.