20.3 C
Buenos Aires

Gremio de Apinta defendió políticas de Estado y convocó a votar en octubre “en defensa propia”

MÁS NOTICIAS

El plenario de secretarios generales de las seccionales de la Asociación del Personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Apinta) defendió hoy “las políticas de Estado” y convocó a la sociedad a “votar el 22 de octubre próximo en defensa propia”.

Los dirigentes clausuraron el plenario en la sede gremial del porteño barrio de Palermo y aseguraron que varios sectores “desvalorizan a los organismos nacionales públicos de ciencia y tecnología como justificación de las drásticas reducciones presupuestarias”.

Esos sectores procuran minimizar o hacer directamente desaparecer el sistema público de investigación, extensión y transferencia, desligando al INTA del territorio y su compromiso con el desarrollo regional”, dijo el titular de la organización, Mario Romero.

Para el dirigente, tener 15 centros regionales, 53 estaciones experimentales, 6 centros de investigación, 22 institutos de investigación y 379 agencias de extensión rural que cubren la amplia extensión territorial permite tener “un enfoque federal y administrar de forma eficiente y eficaz un patrimonio que la sociedad delega para cumplir los objetivos”.

El organismo, según afirmó el sindicalista, contempla temas como los recursos humanos, presupuesto, autarquía, equipamiento e inversiones, entre muchos otros, detalló.

“Las medidas de restricción presupuestaria afectan el cumplimiento de funciones indelegables como organismo del Estado, como la evaluación y control del ambiente, la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad, el acompañamiento de la agricultura familiar, la sustentabilidad de los sistemas productivos, la viabilidad de las economías regionales y el mejoramiento de la calidad de vida de la familia rural”, afirmó.

El gremialista aseguró que esos temas “no son abordados por la actividad privada, o lo hace de forma parcial y con otros objetivos ligados a lo económico y coyuntural”.

00

La Ley de Financiamiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación promulgada en 2021 propuso un incremento progresivo y sostenido de la asignación total presupuestaria, pasando del 0,52% de inversión del PBI en 2020 al 1,70% en 2030.

“Al contrario de lo que el discurso neoliberal procura instalar para el sistema científico y tecnológico, se necesita más y mejor gestión estatal y una activa participación de los actores de la sociedad civil como las empresas privadas, la agricultura familiar, las organizaciones de los trabajadores y los consumidores”, dijo Romero, quien reclamó “un Estado presente y un INTA fortalecido con personal capacitado y compromiso social”.

Para el dirigente gremial, el 22 de octubre próximo “se definirá el destino de la Argentina y su soberanía, las fuentes de trabajo y la de las familias“, y puntualizó que “la decisión de por quién votar ese día es nuestra, por lo que es preciso hacerlo en defensa propia”.