17 C
Buenos Aires

Europa: Renault revela nuevos planes para impulsar las ventas

MÁS NOTICIAS

Intel Mobileye busca sumar vehículos autónomos al transporte público para 2023

La empresa israelí anunció una alianza con Transdev Autonomous Transport System (ATS) y Lohr Group para desarrollar la incorporación...

Operativo Verano: se controlaron más de 450 mil vehículos

Incluyó fiscalizaciones en todo el país con el objetivo de reforzar la seguridad en la circulación vehicular de las...

Mujeres marchan en todo el país por el 8M

Hoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer y se realizarán movilizaciones en distintos puntos de la Argentina...

Piden prioridad para la comunidad educativa en el transporte público

Desde la CNRT, se alertó que hay que buscar el escalonamiento horario y agregó que se está llegando al...

Así lo afirmó el CEO de la empresa, Luca de Meo, quién además sostuvo que el fabricante de automóviles francés “se ha mostrado complaciente con las pérdidas durante demasiado tiempo”. Habrá anuncios de reestructuración para Renault luego de la destitución de su ex CEO Carlos Ghosn.

De esta manera, el especialista en marcas de origen italiano tendrá como objetivo frenar pérdidas récord en Renault y se espera que brinde más detalles después de haber anunciado una nueva estructura corporativa, cuya reestructuración llevará el nombre “Renaulution”.

“Seamos sinceros, Renault no está acostumbrado a generar beneficios de forma duradera y sólida”, sostuvo De Meo en comunicación a los empleados en septiembre, al tiempo que advirtió que “es posible que los recortes de costos deban exceder el objetivo de 2 mil millones de euros ($ 2,4 mil millones) que la compañía dio a conocer en mayo”. Sin embargo, el analista de Sanford C. Bernstein, Arndt Ellinghorst, espera un número mayor junto con un objetivo de margen operativo del grupo del 5-7 por ciento para 2022.

De Meo planea sacar adelante la empresa e impulsar sus ganancias

Asimismo, De Meo tendrá que trazar un camino cauteloso para sacar a Renault de lo que llamó la “zona roja”, equilibrando su propio sentido de urgencia con las preocupaciones del gobierno francés, el accionista más poderoso de la empresa, sobre los empleos locales.

Incluso antes de que estallara la pandemia, las ganancias se habían visto debilitadas por el bajo rendimiento de Nissan, que era 43 por ciento, y el exceso de capacidad de producción. Ello significó una pérdida récord en el primer semestre del año pasado, inmediatamente después del primer resultado anual negativo de Renault en una década.

Para salir de ese resultado deficitario, Renault se apoyó en el estado francés en busca de apoyo, obteniendo un préstamo de 5 mil millones de euros al comienzo del brote de coronavirus. A medida que se profundizó la crisis de salud, los márgenes operativos del grupo se deslizaron a un 6,5 por ciento negativo en los seis meses hasta junio, en comparación con el 4,8 por ciento en 2019.

Por esta razón, los recortes de costos trazados antes de la llegada de De Meo incluían la eliminación de 14.600 puestos de trabajo, la reducción de la capacidad de producción en una quinta parte y un enfoque en el valor sobre los volúmenes perseguidos agresivamente por Ghosn.

Denis le Vot, jefe de ventas, dijo el martes que “la nueva política de precios ya está teniendo efecto y es una de las razones por las que la caída del 21 por ciento en las ventas globales del año pasado a 2,95 millones de vehículos superó la contracción del 14 por ciento en el mercado general”.

La reestructuración incluye el impulso a los vehículos SUV

El plan del nuevo CEO

De Meo planea reconstruir Renault en torno a cuatro pilares: su división homónima, la marca económica Dacia, la marca de rendimiento Alpine y la nueva movilidad. Las prioridades incluyen reducir la gama de productos en un 30 por ciento, pasar a SUV más grandes y rentables y lanzar un automóvil eléctrico de fabricación francesa que cueste menos de 20.000 euros.

Incluso tiene un plan para llevar la marca Alpine de 65 años que fue revivida hace solo unos años al mercado de vehículos eléctricos de gama alta y ha expresado su admiración por el popular R4 que se remonta a la década de 1960.

La dependencia de Renault en el mercado europeo de automóviles pequeños lo ha hecho vulnerable a la recesión de la región y los estrechos márgenes en el segmento, y llevará tiempo cambiar de rumbo. Es por eso que los analistas de Morgan Stanley creen que “es poco probable que Renault y Nissan tengan nuevos modelos que mejoren su posicionamiento y aumenten las ganancias hasta 2023 o 2024”, concluyeron.

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -