El SUPA desató la violencia en el Puerto de Buenos Aires y es repudiado

El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), que encabeza Juan Corvalán desató esta madrugada una batalla campal en el playón de ingreso a las instalaciones de Terminales Río de la Plata (TRP), en Puerto Nuevo. Hay personas heridas producto del accionar.

Durante el sábado delegados realizaron un bloqueo ilegal de los ingresos en reclamo de aumentos salariales, violando la Conciliación Obligatoria que impedía cualquier tipo de acción directa. Distintos videos registraron como militantes del SUPA arrancan un portón de ingreso tirado por un auto, cual película medieval Hollywoodense.

Fuentes del sector señalarón que el malestar del sindicato se dió ante la convocatoria por parte de la empresa de trabajares de carga y descarga ante la negativa del SUPA de prestar servicio. Esta última en un clara postura rebeldía al estar conciliados por la cartera laboral.

Todo comenzó a desmadrarse cuando personas ajenas a la actividad que decían responder al SUPA, en una clara postura como grupo de choque, comenzaron a generar disturbios. Con el correr de las horas el consumo alcohol y sustancias ilegales hicieron del lugar un reguero de pólvora que estalló en la madrugada con peleas internas y destrozos, según constataron las fuerzas de seguridad que chocaron con los revoltosos.

El SUPA se autovictimiza

Ante los hechos de violencia “el clan Corvalán” -como se los conoce en el ambiente portuario por la cantidad de familiares involucrados-, lanzó en las redes sociales que “eran ellos las víctimas de barrabravas que buscaban amedrentarlos y respondían a otros gremios del sector portuario”.

Juan Corvalán, lidero del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA)

Esto fue desmentido por la Federación Marítimo Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA), e hicieron un llamado “a la normalidad y a respetar las normativas vigentes” por parte de Corvalán. La clara acción ilegal del SUPA de realizar el bloqueo como quedó registrado en distintos videos y ser ellos los protagonista de los hechos de violencia, podría generar sanciones desde las autoridades laborales competentes, algo que es barajado por estas horas.

No es la primera vez que la conducción de Juan Corvalán genera desmanes . Meses atrás fueron denunciados por destruir instalaciones internas de la empresa TRP. En otros episodios salieron a la luz audios de asambleas en las que se escuchaba a altos directivos del gremio apretar a los trabajadores para sumarse a un huelga. Incluso años atrás la opinión pública quedó consternada por un bloqueo en puente de Dock Sud, que terminó con un discapacitado que fue arrojado del puente al querer cruzarlo en una moto y por suerte no perdió la vida.

Por otro lado, lo que preocupa es la lectura política que deja este episodio lamentable y repudiable. En momentos en que las termínales porteñas luchan para que no se derive la carga los puertos de la provincia , en medio de un proceso de prórroga de licitación, esto hechos alimentan a quienes reclaman desconcentrar la carga de la ciudad y que es resistido por los gremios de la actividad.

En síntesis, la ilegalidad manifesta con la que actuó el SUPA en una supuesta defensa de los intereses de los trabajadores, -ya que se encuentra firmada la principal paritaria que es la de la FeMPINRA- lo único que puede traer es que se reactive el lobby para perjudicar a los actuales actores de las terminales porteñas.

Guincheros repudió la violencia

La Comisión Directiva del Sindicato de Guincheros y Maquinistas de Gruas Moviles (SGyMGMRA) lanzó un comunicado donde repudió los hechos de violencia acaecidos este fin de semana en el Puerto de Buenos Aires.

“A partir de actitudes irresponsables de una organización sindical de convocar a marginales, vándalos , mezclándolos con sus trabajadores para impedir la entrada de trabajadores del resto de las organizaciones portuarias”, apuntaron desde Guincheros.

“Un clan Familiar minoritario no puede imponer a la mayoría de la comunidad portuaria un esquema de violencia con serios riesgos de que el puerto de Buenos Aires sea considerado un puerto inviable dando argumentos inexactos de trasladar la carga nuestro puerto a la provincia de Buenos Aires”, sostuvo el documento firmado pero su secretario General Roberto Coria.

“El Puerto sigue trabajando en esta difícil situación de la pandemia merced a la decisión de los trabajadores. No hay despidos, No hay suspensiones, y somos una actividad esencial en el marco del aislamiento, no solo desde el punto de vista económico, sino sanitario. Por el Puerto Federal recibimos equipos y enseres indispensables para afrontar la pandemia”.

“Los trabajadores portuarios acompañamos a nuestro gobierno ajustando nuestra conducta a la Ley a lo dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional en el marco de la situación que vivimos todos los argentinos”.

“Los Guincheros sólo queremos que se respeten nuestros derechos, nuestra personería, nuestra identidad y ratificamos que nosotros sólo realizamos nuestra tarea específica 100% guinchero, no ocupamos el puesto de otro. Por un puerto en paz.”, concluye el documento.