El SOMU no aprobó gestión de las intervenciones y expulsó al “Caballo” Suárez

El gremio realizó con éxito su Primer Congreso Ordinario y Extraordinario luego del encarcelamiento de su dirigente Enrique Omar “Caballo” Suárez y tras dos intervenciones judiciales realizadas al gremio por el ex Ministerio de Trabajo, ahora Secretaría

El Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que encabeza Raúl Omar Durdos, clausuró anoche con éxito su Primer Congreso Ordinario y Extraordinario luego del encarcelamiento de su dirigente Enrique Omar “Caballo” Suárez y tras dos intervenciones judiciales realizadas al gremio por el ex Ministerio de Trabajo, ahora Secretaría. El ex dirigente fue expulsado del sindicato por el cuerpo de delgados del congreso, quienes tampoco aprobaron ejercicios económicos anteriores a la legítima conducción ahora en funciones.

El congreso transcurrió con total normalidad, en forma pacífica y orgánica, y no aprobó el último balance de la gestión de Omar Suárez, correspondiente al período 2014/2015, así como tampoco se aprobaron las memoria y balance de las gestiones de las intervenciones de Gladys González y de Silvio Torres bajo la administración macrista. Desde el gremio justificaron la decisión dado que los trabajadores no tuvieron injerencia ni control económico de la gestión.

El encuentro se desarrolló con la participación del Consejo Directivo Completo, encabezado por el Secretario General Raúl Omar Durdos, y su Adjunto, Daniel Mereles. Asimismo, los trabajadores votaron en amplia mayoría por la expulsión del ex Secretario General Omar “Caballo” Suarez, cumplimentando todas las disposiciones legales dispuestas por el Estatuto Social, con veedores de la Secretaría de Trabajo presentes.

Momento de votación en el Congreso del SOMU

“No hubo ninguna polémica sobre la expulsión de Suárez. De treinta congresales, 27 votaron a favor de la expulsión. Queremos dar vuelta la página de la historia de Suárez en el gremio y seguir adelante”, destacaron en conjunto Durdos y Mereles. “Los cuatro balances del 2015-2018 que no aprobamos muestran la transparencia con que queremos manejarnos, vamos a hacernos cargo de nuestras acciones respondiendo a las bases dando la cara pero los trabajadores decidieron no avalar gestiones que se encuentran con denuncias judiciales y con procesos en marcha. Acá lo que importa es que nuestra gente recupere la dignidad y trabajo, esa es la prioridad cotidiana nuestra”, finalizaron.