12.6 C
Buenos Aires

EE.UU.: Plan de Infraestructura y cambios en la legislación laboral del Transporte

MÁS NOTICIAS

El sistema de Transporte de los Estados Unidos es el de un país que se puede permitir que un Presidente haga campaña o viaje junto a todo su gabinete en un tren de línea -si, en un vagón acondicionado especialmente para sustentar su seguridad, claro- regular. De ahí que el Ejecutivo conducido por el demócrata Joe Biden se pueda dar el lujo de proponer una profunda reestructuración de la infraestructura y, por ende, una Reforma Laboral que contempla seriamente a los millones de trabajadores del sistema.

Ya en septiembre de 2020, el entonces candidato presidencial Joe Biden prometió a los sindicatos que, de ser electo, sería el “presidente sindical más fuerte que jamás haya tenido”. Por lo tanto, no sorprende que ya haya implementado cambios importantes relacionados con el trabajo que van desde el cambio de liderazgo, la revocación de la orientación de la administración anterior, la aprobación de leyes y la creación de agencias, con muchos más en el horizonte que probablemente se verán afectados directamente para impactar en la industria del transporte.

Joe Biden en campaña en 2020, en la foto en el Amtrak’s Greensburg Train Station, Wednesday, en Pennsylvania, un estado clave para su triunfo sobre Trump. (AP Photo/Andrew Harnik)

En uno de sus primeros esfuerzos para cumplir su promesa, el presidente Biden dio a conocer su “Plan de empleo estadounidense”. El plan, que según Biden “es una inversión en Estados Unidos que creará millones de empleos, reconstruirá la infraestructura de nuestro país y posicionará a Estados Unidos para competir con China”, incluye una propuesta de aproximadamente 2,2 billones de dólares centrada en mejorar y reparar la infraestructura física de Estados Unidos, invirtiendo en fabricación, investigación y desarrollo, y ampliando los servicios de atención médica a largo plazo.

Para compensar los casi 2.2 billones de dólares, el American Jobs Plan incluye varios aumentos de impuestos a las corporaciones. Por lo tanto, a medida que avanza el movimiento del paquete de infraestructura masiva, el precio de una serie de disposiciones críticas permanece en la vanguardia de la conversación. La principal de ellas es la Ley de Protección del Derecho a Organizar (PRO), un proyecto de ley incluido en el plan de infraestructura que introduciría cambios drásticos en la legislación laboral de EE.UU.

Impacto de la Ley de Infraestructura en la Industria del Transporte

El dinero y las propuestas de un país como los Estados Unidos para reestructurar su infraestructura a la vez que propone una reforma laboral para el sector sin dudas tendrá un efecto catarata sobre el sector en muchos más países, primero los de la región y luego en otros continentes y países con culturas y sistemas muy diversos.

El marco de infraestructura propuesto incluye 312.000 millones de dólares en nuevos gastos de transporte, 109.000 millones de dólares de los cuales son para “carreteras, puentes, proyectos importantes“. También proporciona dinero para transporte público, trenes de pasajeros y carga, infraestructura de vehículos eléctricos, aeropuertos y puertos y vías fluviales. Esta expansión de la infraestructura proporcionaría mejores condiciones de viaje, mayor seguridad, menos fatiga del conductor y menos daños a los vehículos, y reduciría los cuellos de botella que ralentizan el transporte por camión.

Además, el Congreso está redactando una nueva ley de transporte de superficie que reemplazaría la Ley de reparación del transporte de superficie de Estados Unidos (FAST) que vence a finales de este año. La Ley FAST se aprobó en 2015 para brindar certeza de financiamiento a largo plazo para la planificación e inversión en infraestructura de transporte de superficie.

Aunque la Ley FAST expiró en 2020, el Congreso aprobó una extensión de un año que expira el 30 de septiembre de 2021. La propuesta más reciente del Senado para una nueva ley de transporte de superficie es un proyecto de ley de 312.400 millones de dólares que incluye dinero para carreteras y puentes, así como financiación para infraestructura para bicicletas y peatones. El Comité de Obras Públicas y Medio Ambiente del Senado aprobó por unanimidad ese proyecto de ley el 26 de mayo de 2021.

El 4 de junio, los demócratas en la Cámara de Representantes presentaron la HR 7095, la Ley de Inversión en una Nueva Visión para el Medio Ambiente y el Transporte de Superficie (INVEST) en América. El proyecto de ley de reautorización de transporte de superficie de cinco años y 494.000 millones de dólares contiene una extensión de la Ley FAST hasta el año fiscal 2025. También incluye nuevas reautorizaciones de cinco años para la Administración Federal de Ferrocarriles y la Administración de Seguridad de Tuberías y Materiales Peligrosos.

Grupo de trabajo laboral

El presidente también ha emitido una orden ejecutiva que establece un “Grupo de trabajo sobre organización y empoderamiento de los trabajadores” -dirigido por la vicepresidenta Kamala Harris-, que busca promover la “política de apoyo al poder de los trabajadores, la organización de los trabajadores y la negociación colectiva” de su administración. Consulte la Orden ejecutiva sobre organización y empoderamiento de los trabajadores, 26 de abril de 2021, disponible en https://www.whitehouse.gov/briefing-room/presidential-actions/2021/04/26/executive-order-on-worker-organizing- y-empoderamiento /.

El Grupo de Trabajo está programado para informar al presidente el 23 de octubre de 2021 con recomendaciones para promover estas actividades.

De esta manera, en sus primeros 100 días en el cargo, el presidente Biden ha actuado rápida y agresivamente para cumplir su promesa de ser el “presidente sindical más fuerte que hemos tenido”.

Si bien algunos de estos esfuerzos se han materializado rápidamente, el destino de otros sigue sin estar claro. Sin embargo, una cosa está clara; la nueva administración está comprometida a realizar grandes cambios en el mundo de la legislación laboral tradicional.