Denuncian que Herme Juárez aplica una política sindical empresaria extorsiva

 

La Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto General San Martín, localidad próxima a Rosario, es la encargada de prestarles a las plantas exportadoras los servicios de estibajes portuarios, limpieza de buques, embolsados, carga y descarga de graneles, entre otras tareas. El cuadro con los precios de las tarifas firmados en 2013 ya vencieron a fines de junio y Juarez pasó a la acción directa pero tuvo que disminuir su presión ante los pedidos de CFK por las quejas empresarias.

 

No es para menos, la entidad que nuclea a los trabajadores portuarios pretende ahora un incremento del 60 % en dólares. El presidente de la cooperativa es Herme Juárez, un histórico dirigente portuario –lleva más de 40 años en su cargo–, quien además se desempeña como secretario general del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA). No es nueva, la puja entre Juárez y las empresas ubicadas a orillas del río Paraná. En 2010, este sindicalista paralizó por diez días la venta de soja del país. En el complejo de firmas del sur de Santa Fe se concentra casi el 75% de las exportaciones de granos del país. Estas acciones hace enfurecer a la administración kirchnerista ya que se priva del ingreso de divisas.

 

La tarifa que las empresas exportadoras pagan por el estibaje en exclusividad a una sola empresa está pactada en dólares y subió un 464 por ciento desde el 2000. Ahora piden un 60 por ciento más, lo que hizo saltar a las firmas exportadoras que denuncian extorsión con piquetes para lograr una recomposición que en pesos sería del 167 por ciento.

 

Hasta este viernes Capitanich logró una tregua para evitar nuevas medidas de fuerza como las que el jueves pasado cortaron la autopista Rosario-Santa Fe. "Los reajustes salariales de la actividad estuvieron en un promedio del 35 por ciento en pesos, lo que indica que con la devaluación del dólar se cubrió ese mayor costo y debería quedar además un amplio margen de ganancia a favor de la Cooperativa", dicen desde las empresas, en una extensa nota publicada por el medio grafico rosarino La Capital.

 

Política de la extorsión

 

En el otro lado de la mesa se sentarán representantes gremiales de la Cooperativa de Servicios Portuarios que monopoliza la carga de granos en los puertos del extremo norte del cordón industrial. Con esa llave su titular, Herme Juárez, pudo conformar un holding de tal envergadura que le permite ser referente de la política regional, mostrarse junto a grandes figuras del gobierno nacional, como el jefe de Gabinete la Nación, Jorge Capitanich, y mantener una relación muy aceitada con la CGT de San Lorenzo, a través de la cual obtiene despliegue territorial cuando de garantizar medidas de fuerza duras se trata, detalló en su investigación el diario La Capital.

 

Con este blindaje es que Juárez se despachó con un pedido de recomposición de tarifas del 167 por ciento para la empresa que lidera en la negociación para actualizar el contrato rubricado en mayo del año pasado. Y no es la primera vez que el directivo pasa facturas de ese calibre. Los exportadores que ahora ponen el grito en el cielo primero le dieron la exclusividad del estibaje en la zona y en el 2000 le aceptaron fijar tarifas en dólares, que empezaron a ser actualizadas anualmente a partir de 2006.

 

Juárez no la dejó pasar y combinó la habilidad en la negociación con la presión de los piquetes para consolidar posiciones. Ahora los exportadores quieren poner límites porque la devaluación del 67 por ciento en el último año y medio los pone contra las cuerdas. La tarifa pactada en dólares, sostienen, ya tuvo una apreciación automática.


Los empresarios presentaron los números

 

En un paper que metió tensión en la discusión con Juárez dejaron planteada su posición:

 

– La tarifa subió 464 por ciento en dólares desde el año 2000 al 2013, que equivale a un 4468 por ciento en pesos:

 

– Para la estiba de harinas, por ejemplo, el valor mensual actual de facturación por estibador alcanza una cifra cercana a los 190 mil pesos, mientras que el costo mensual salarial total del mismo difícilmente supere los 25 mil pesos. Casi 8 veces más, más que suficiente para cubrir los costos indirectos y ganancia de la Cooperativa.

 

– Los reajustes salariales de la actividad estuvieron en un promedio del 35 por ciento en pesos, lo que indica que con la devaluación del dólar se cubrió ese mayor costo y debería quedar además un amplio margen de ganancia a favor de la Cooperativa.

 

– Pretender un ajuste del 60 por ciento en dólares implicaría obtener un aumento de 167 por ciento en pesos.

 

Con estos argumentos que mostrarían claramente el rol de lucro empresario que persigue Juárez y la amenaza suspendida sobre la hora de un paro con bloqueo de puertos por parte de la CGT sanlorencina es que las partes tienen previsto verse las caras mañana viernes nuevamente . A los exportadores les juega a favor un sólo punto: un conflicto que paralice la agroexportación frenará el ingreso de dólares al país, en un momento en que el Banco Central y el gobierno nacional los necesitan más que nunca.