Debatieron sobre las nuevas tecnologías aplicadas a logística

Días atrás, la Asociación Argentina de Logística Empresaria (ARLOG), llevó a cabo el último desayuno de actualización y capacitación del año, realizado en la UTN-Facultad Regional General Pacheco. Entre los disertantes estuvieron Diego Bertezzolo, cofundador y CEO de Avancargo, Jose Luis Losada, presidente de Tecnologística Consultores y Javier Portillo, ejecutivo de SAS.

Durante el encuentro, Bertezzolo se refirió a la plataforma para conectar dadores de carga con transportistas, y que a la fecha cuenta con más de 10 mil empresas registradas y un parque fiscalizado de 35 mil camiones.

“Un proceso de matching eficiente requiere información precisa de ubicación de la unidad, tipo de equipo, y permisos/registros disponibles. Para lograr eficiencia en los procesos de toma de contratos, autorización de proveedores e inicio de viajes, es importante una fiscalización eficaz, sencilla y veloz, que cumpla con estándares de la industria, pero a su vez otorgue una correcta experiencia de usuario al transportista”, afirmó.

En ese sentido, agregó: “el desafío en los próximos años no es tanto tecnológico sino más bien humano y cultural. La tecnología avanza y muy rápido, y estamos acompañando ese cambio, pero la dificultad es que la adopción en las empresas vaya aumentando con su aceptación. La información está muy fragmentada y el proceso de digitalización lleva tiempo, pero la escala y volumen de datos es el único camino posible para que la cadena logística sea más eficiente”.

Por su parte, Losada disertó sobre el aprendizaje automatizado y su impacto sobre la mejora de las herramientas en el sector logístico. “El crecimiento del e-commerce genera cambios muy significativos en los modelos logísticos, con impacto en la infraestructura, los sistemas, la distribución, los comercios y fundamentalmente las expectativas de los clientes a atender”.

Con respecto a la inteligencia artificial, sostuvo “los comportamientos inteligentes que se incorporan a las máquinas son muy diversos, incluyendo mover objetos, conducir vehículos, analizar patrones, reconocer voces e imágenes, predecir comportamientos o situaciones y, en el campo para el cual se diseñan, lograr performances superiores a las personas”. Por último, añadió que las operaciones logísticas generan gran cantidad de datos que responden a procesos realizados en forma repetitiva.

Finalmente, Portillo precisó que “los datos ayudan a que los procesos sean más eficientes, y a predecir, entender y mejorar el trato con el cliente”. En este sentido mencionó casos prácticos de uso de inteligencia artificial.

Sobre los desafíos de la inteligencia artificial afirmó que la compañía se enfrentaba a problemas relacionados con el planeamiento de la demanda, la exploración de datos y la entrega de información estratégica. Con la implementación de productos de SAS, señaló “logró mejorar la previsión, el planeamiento de las demandas de vehículos y la comprensión de los requerimientos del cliente”.

Antes de concluir el desayuno, los directivos de la UTN presentaron la Licenciatura en Logística para el 2020, con beneficios para los socios de ARLOG.