14.3 C
Buenos Aires

Crisis Covid-19: Especialistas recomiendan no hablar ni comer en el transporte público

MÁS NOTICIAS

Así lo advirtieron especialistas de Conicet sobre las consecuencias de quitarse el barbijo en el transporte público. Además, volvieron a remarcar la importancia de abrir la ventana al sentarse en el caso de que sea posible ante la proliferación de nuevas variantes más contagiosas del Covid-19.

En ese sentido, la investigadora del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA) y del Conicet Andrea Pinera Rojas sostuvo “lo ideal sería evitar que haya personas no convivientes en un lugar cerrado, pero esto es imposible y en el día a día compartimos con otros transporte público, filas en supermercados, salas de espera de médicos, entonces hay algunas cuestiones que tenemos que tener en cuenta para disminuir los riesgos”.

“En primer lugar siempre es importante el uso de tapaboca, doble o triple capa, cubriendo nariz, boca y mentón con buen ajuste para que el aire siempre ingrese y salga a través del barbijo; esto es clave, más ahora con las nuevas variantes que son más contagiosas”, agregó Pinera Rojas.

Por otro lado, la doctora sugirió “no hablar, ni con alguien que está al lado, ni por teléfono, ni mandar mensajes de audio porque cuando hablamos emitimos muchísimos más aerosoles que cuando sólo respiramos y esto, que parece una pavada, es muy importante si pensamos en un espacio como un colectivo donde puede haber hasta 50 personas”.

Por su parte, la integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y Jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de la Municipalidad de San Isidro, Elena Obieta, explicó que es muy contagioso “hablar por celular, mucho menos a los gritos, porque se sabe que cuanto mayor es el tono de voz más es lo que emitimos; tampoco hay que comer o beber; parecen cosas pequeñas pero son hábitos que en la medida que se vayan incorporando pueden ir reduciendo la transmisión”.

Cabe señalar que la recomendación de silencio en el transporte público fue emitida por sociedades científicas y entes reguladores de transporte de todo el mundo; la primera fue de Japón, cuyo hábito es previo a la pandemia así como el uso de barbijos, pero también se recomendó en Barcelona (España) y Francia, entre otros.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -