Covid-19: ¿Qué aerolíneas vuelan, hacia dónde van y por qué?

¿Qué sucede con la aviación civil durante la pandemia por coronavirus? Muchos de los aviones llevan ciudadanos varados hasta sus casas, ya que continua habiendo vuelos de repatriación durante todo mayo. También hay médicos que se dirigen hacia puntos críticos de Covid-19 y vuelos de carga con alimentos, medicamentos y equipos de protección personal.

“Sería irresponsable en este momento promover viajes no esenciales”, dice Abby Penston, presidente ejecutivo del consorcio de viajes Focus Travel Partnership que tiene sede en Reino Unido. Por otro lado, también se toman medidas sanitarias estrictas en los aeropuertos para detecar pasajeros potencialmente enfermes y frenar la transmisión del virus entre pasajeros y tripulación de viajes esenciales.

Por donde se vea el panorama en la industria aercomoercial, la actividad de la red de la aerolínea es una fracción de lo que era para este momento el año pasado. El 9 de mayo, la Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés) registró solo 170.000 pasajeros, 1,8 millones menos que en 2019.

En Europa, la aerolínea low cost Ryanair dice que espera operar menos del 1% de su programa de vuelo este trimestre. Y el Grupo Qantas de Australia afirma que actualmente opera alrededor del 5% de su red nacional de pasajeros anterior a la crisis y alrededor del 1% de sus rutas internacionales.

Por otro lado, y debido al hecho de que la mayoría de los aviones de pasajeros están en tierra, lo que parecen ser aviones de pasajeros que vuelan en el cielo a menudo son en realidad aviones que han sido adaptados para transportar suministros esenciales.

Por ejemplo, Lufthansa Group dice que en este contexto de vuelos de pasajeros cancelados, muchos de sus aviones de pasajeros ahora se usan exclusivamente para carga, incluidos los A330 y A350 de Lufthansa y los Boeing 777 y dos Boeing 767 de Austrian Airlines.

SWISS está considerando eliminar asientos económicos en cuatro de sus Boeing 777 para reforzar la capacidad de carga y, en Austrian Airlines, dos 777 se están reconfigurando en “Prachters” (aviones de pasajeros convertidos en aviones de carga).

En Tokio, All Nippon Airways está transportando mascarillas, trajes para manipular materiales peligrosos y kits de prueba en sus asientos de pasajeros y en compartimentos superiores en sus vuelos de Shanghái-Haneda, lo que permite a la aerolínea transportar 1,4 veces más carga.

Regreso a casa

Cuando en marzo las fronteras comenzaron a cerrarse, las aerolíneas cancelaron vuelos para mitigar la propagación del coronavirus. Debido a ello muchos turistas y viajeros quedaron varados en el extranjero, por lo que la mayoría de los vuelos de repatriación comenzaron en marzo y tuvieron curso durante todo abril.

Sin embargo, muchos continuarán durante mayo y junio, a medida que las restricciones van disminuyendo lentamente. La más destacada de estas operaciones este mes es Air India, que está preparada para repatriar a miles de ciudadanos indios en 64 vuelos como parte de la misión global Vande Bharat del país, planificada por el Gobierno.

Así, como otros ejemplos de vuelos de repatriación, United Airlines está llevando a cabo su segundo vuelo del mes desde la ciudad de Belice, el 14 de mayo, y airBaltic realizó vuelos para empresarios que necesitan transportar empleados entre Letonia y Ámsterdam.

Transportando médicos

Otro aspecto importante es el transporte de médicos. De esta manera, y desde abril, Delta Airlines ha permitido que los médicos vuelen sin cargo a las áreas más afectadas de Estados Unidos. 350 personas han reservado vuelos a casi 30 estados y dos provincias canadienses.

En una iniciativa no relacionada en Tailandia, el personal médico que viaja entre el 15 de mayo y el 31 de julio en Bangkok Airways es elegible para un descuento del 20% sobre las tarifas aéreas normales al presentar una identificación médica válida en el mostrador de facturación.

La tarea de volver a atraer a los pasajeros

Las aerolíneas, como KLM, comienzan lentamente a restablecer algunos de sus servicios que habían quedado reducidos. En marzo, las operaciones de vuelo del operador holandés se redujeron a menos del 10%, pero ahora está operando el 15% de su red programada original.

Con el objetivo de volver a movilizar el sector de aerolíneas de bajo costo de Europa, Wizz Air anunció recientemente el lanzamiento de seis nuevas rutas entre junio y octubre, desde Londres-Luton a los populares destinos de vacaciones de Corfú, Heraklion, Rodas, Zakynthos, Faro y Marrakech.

“Wizz Air está operando al 10% de su capacidad en este momento”, dijo el portavoz de la aerolínea a CNN Travel. “En Reino Unido, Wizz Air ha reanudado recientemente los vuelos desde su base de Luton a destinos como Budapest, Burgas, Lisboa, Sofía, Tenerife, Tel Aviv y Varna”.

En Alemania, Lufthansa actualmente ofrece alrededor de 40 conexiones diarias desde sus centros de Frankfurt y Munich mientras que en todo el mundo, actualmente ofrece 15 conexiones semanales de larga distancia: tres veces por semana, cada una desde Frankfurt a Newark y Chicago, Sao Paulo, Bangkok y Tokio. Desde sus centros de Frankfurt y Munich, ahora ofrece un total de 330 conexiones semanales a ciudades de Alemania y Europa.

En Tailandia, Bangkok Airways reanuda las operaciones de vuelos nacionales desde el 15 de mayo en adelante en la ruta BangkokSamui (ida y vuelta) dos veces al día para atender los viajes esenciales de pasajeros.

Las operaciones cumplirán con estrictas medidas de seguridad y pautas de distanciamiento social establecidas por el Ministerio de Salud Pública y la Autoridad de Aviación Civil de Tailandia. La aerolínea dice que la reapertura de los aeropuertos en Sukhothai y Trat y otras rutas se anunciarán más adelante.

En Air France, desde el estallido de la epidemia de Covid-19, la aerolínea ha estado adaptando sus horarios y su red, combinando los vuelos de repatriación con servicios esenciales de pasajeros y logística, especialmente en las regiones francesas de ultramar.

“En un momento en el que podríamos habernos separado del resto del mundo, decidimos mantener una programación de vuelos mínimos en apoyo de nuestros clientes que necesitan viajar con urgencia y ayudar a todos los que están varados en todo el mundo y desean volver a casa”, dijo la vicepresidente ejecutiva de Air France, Amel Hammouda, durante una sesión de preguntas y respuestas en las redes sociales.

Desde el 14 de marzo, la aerolínea ha repatriado a más de 250.000 personas y continúa prestando servicios a destinos en Francia metropolitana, regiones francesas de ultramar y otros 35 destinos en todo el mundo, lo que representa menos del 5% de la capacidad habitual de Air France.

“Continuamos llevando equipos médicos, productos farmacéuticos y alimentos y traemos una variedad de frutas y verduras”, dice Hammouda.

Para facilitar esto, la aerolínea ha estado desplegando una combinación de aviones de carga Boeing 777 y aviones de pasajeros 777 especialmente adaptados donde los asientos han sido equipados con correas y redes adicionales para acomodar el tránsito seguro de suministros.

Espíritu comunitario

Como la aviación anticipa tentativamente una era en la que los aviones de pasajeros vuelven a transportar personas en lugar de carga, la recuperación de los viajes aéreos dependerá no solo de factores logísticos y económicos, sino también de la inclinación de los pasajeros a volar.

Eso significa dar a las personas una sensación de seguridad de que las aerolíneas y el ecosistema más amplio de viajes aéreos están haciendo todo lo posible para garantizar la protección contra el covid-19 durante todo el viaje de extremo a extremo.

Penston de Focus Travel Partnership, afirmó que ahora es el momento para que la comunidad de viajes más amplia de aerolíneas, aeropuertos, compañías de gestión de viajes, hoteleros, compañías de tecnología de viajes, asociaciones comerciales y organismos gubernamentales se sienten y trabajen juntos de manera colectiva y coordinada para lograr que todos fuera de esta crisis de manera responsable.

“Adoptar la cultura de toda la comunidad de viajes para garantizar que todos trabajemos con los mismos estándares y objetivos nos ayudará a salir del otro lado de esto mucho más fuerte”, dice ella.

“Los colegas dentro y fuera de la industria dicen que están listos para volver a una normalidad sensata. Creo que la normalidad se verá diferente, pero creo que la necesidad de viajar y la necesidad de cumplir nunca ha sido tan apreciada como actualmente es en este momento”.