14.7 C
Buenos Aires

Cotton planteó la necesidad de “una renovación del movimiento gremial” y la participación de más jóvenes y mujeres

MÁS NOTICIAS

Stephen Cotton, secretario general de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en inglés), destacó, durante su visita en México que los grandes temas que desafían a ese país, en cuestión de transporte, son la urbanización y el crecimiento masivo de la población venidero. Asimismo, analizó el rol de los sindicatos en un mundo atravesado por la era digital que provoca cambios en la comunicación y estructura de la organización gremial y la modernización de la cadena de suministro global.

Así, en una entrevista con el medio La Jornada, Cotton señaló que la democracia y la transparencia son dos elementos fundamentales para la renovación del movimiento sindical en el mundo, en un contexto signado por grandes modificaciones luego del impacto que generó la pandemia, principalmente en trabajadores de sectores esenciales. En este marco, señaló que México se encuentra en esa coyuntura de renovar los viejos acuerdos sindicales, cercanos al poder político y a las empresas, lo cual impacta en la representación de los trabajadores, donde ninguno de los antiguos gremios mexicanos encajaría en ese modelo y, por lo tanto, “podríamos necesitar construir nuevos sindicatos”, afirmó.

Además, Cotton subrayó la labor de la Regional ITF Américas, que tiene como Secretario General a Edgar Díaz, para estructurar las campañas, los apoyos y la agenda que los sindicatos plantean. “Desde nuestra regional estamos apoyando las acciones con campañas que distintos afiliados nos plantean, para ser escuchados por gobiernos y empresas”, adelantó semanas atrás el propio Díaz.

Edgar Díaz, Secretario General de la Regional ITF Américas

El movimiento sindical post pandemia

Cotton analizó la coyuntura mundial luego de las consecuencias producidas por la pandemia. En este sentido, expresó que existe un renacimiento del movimiento sindical particularmente en las áreas afectadas, “donde las personas que tuvieron que ir a trabajar e hicieron el mayor sacrificio ahora están ganando significativamente menos por la devaluación del dinero en sus manos, por la inflación, por el costo del combustible, por el aumento de los alimentos. Están muy frustrados”.

Según su mirada, esta situación se suma a un desencanto con los políticos, que también con la pandemia evidenciaron “su falta de liderazgo”, y que confluyen en una motorización del movimiento sindical.

Por eso, plantea que una renovación del movimiento gremial, respecto al referente del siglo XX, es una necesidad a nivel global muy vinculada, también, a la representación de las mujeres y los jóvenes. “En Occidente, muchas imágenes de líderes sindicales son viejos anglosajones. Necesitamos más mujeres y jóvenes y necesitamos cambiar nuestras estructuras”.

Los sindicatos en la era digital

Respecto al rol de las organizaciones gremiales frente a los cambios que induce la digitalización de una parte de la economía, Cotton manifestó que “la digitalización puede ser buena y mala, depende de cómo nos adaptemos”. Si bien implica la automatización de ciertas actividades, la dificultad de encontrar en un solo espacio físico a los trabajadores, también hace “más dinámica e inmediata” parte de la comunicación, dada la irrupción de las redes sociales.

En este marco, también indicó que el trabajo con las grandes trasnacionales tecnológicas varía según la jurisdicción y el lugar donde operan. Así, ejemplificó a partir del caso Uber donde se tienen memorandos de entendimiento en Australia, en el Reino Unido, en Bélgica, para asegurar un piso mínimo de garantías laborales para quienes se ocupan en la aplicación. Y añadió: “Al mismo tiempo, en todo el mundo, los pasajeros y conductores de Uber crearon sus propias asociaciones para protestar por todas las cosas que enumeré (falta de seguridad física y social, de contratos, acceso a servicios de saneamiento). Eso significa que los sindicatos no estamos haciendo nuestro trabajo, si no quieren unirse a nosotros”.

En cuanto a México, Cotton sostuvo que se busca “sindicalizar a los conductores Uber en el país, pero no con los sindicatos que se tienen actualmente. Tenemos que reconstruir la confianza con ellos, o bien crear nuevos”.

Visita a México

Durante su estadía en el país, como líder de la delegación de la ITF, expresó la importancia de ayudar a “fortalecer los buenos sindicatos democráticos”, y donde no los haya “intentar construir algunos”. Asimismo, señaló que quieren ser parte de la modernización del movimiento laboral y “asegurarnos de que los trabajadores y trabajadoras de México tengan una voz”.

También explicó que México requiere infraestructura que sea “realizada por el sector civil, para asegurar la creación de empleos”, y no ejecutada por el Ejército, como hasta ahora ha ocurrido con los proyectos emblema de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

En este sentido, manifestó: “Los ejércitos están entrenados para recibir órdenes, los reguladores de salud y seguridad están capacitados para garantizar que el transporte sea seguro. Por eso, nunca nos sentimos cómodos cuando el gobierno pone la salud y la seguridad en el trabajo en manos de los militares”.

“Creemos que podemos aportar cuando llegamos a los grandes temas que desafían a México: la urbanización del país, el crecimiento masivo de la población que no se detendrá. Y compartir nuestras experiencias con otros empleadores y asociaciones de transporte urbano, lo que funcionó y lo que no funcionó”, concluyó Cotton.

Cabe destacar que días atrás la delegación de la ITF se reunió con representantes de las secretarías de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Relaciones Exteriores y Trabajo y Previsión Social, así como sindicatos y asociaciones de conductores y repartidores.