11.5 C
Buenos Aires

Cómo desbloquear la vieja promesa del transporte eléctrico

MÁS NOTICIAS

A más de un siglo después de su invención, el automóvil eléctrico finalmente parece acercarse. Alemania apunta a tener 1 millón de vehículos eléctricos (VE) circulando por sus rutas en 2022, en los Estados Unidos se está construyendo una de las redes de carga de vehículos eléctricos más grandes del mundo; y el Reino Unido, Noruega, India y China han anunciado que planean poner fin a las ventas de vehículos con motor de combustión interna (ICE) en las próximas dos décadas (¿Antes de 2040?).

¿Qué pasó en el medio para que el futuro esté tocando a la puerta?

La carga más rápida y la infraestructura mejorada han hecho que los vehículos eléctricos sean más atractivos.Sin embargo, los consumidores no pueden hacer que esta transición ocurra por sí mismos. Por otra parte, los reguladores y los responsables políticos pueden hacer más para incentivar la adopción de vehículos eléctricos.

En el aspecto corporativo, Volkswagen anunció recientemente que tiene la intención de gastar más de 36.000 millones de dólares en iniciativas de movilidad electrónica durante los próximos cuatro años, y que para 2029 construirá y venderá aproximadamente 26 millones de vehículos eléctricos. Northvolt, un importante fabricante sueco de baterías para vehículos eléctricos, almacenamiento de energía y otras aplicaciones industriales, dice que construirá tres veces más de las fábricas que tenían planeado instalar.  Y la Harley-Davidson, un ícono en su campo, lanzó recientemente su primera moto eléctrica.

El hecho de que algunas de las empresas más grandes del mundo y las naciones más industrializadas se centren en los vehículos eléctricos no es una coincidencia. Dado que el sector del transporte representa el 24% de las emisiones globales de CO2 de la quema de combustibles fósiles en 2018, encontrar una forma de reemplazar los vehículos de combustibles fósiles por vehículos eléctricos es de suma importancia para los esfuerzos mundiales para mitigar el cambio climático.

Las compañías automotrices entienden completamente esto, y en los últimos años han trabajado arduamente para crear vehículos eléctricos que la gente quiera manejar y poseer. Los autos eléctricos ahora son menos caros, ofrecen mayor autonomía y aumentó la demanda.

Sin embargo, todavía hay algunos desafíos involucrados en hacer de la movilidad sostenible la norma global, entre ellos la preocupación por la carga eléctrica. Es fácil entender por qué. Con los autos convencionales, nadie sale de casa preocupado por si encontrarán un lugar para cargar combustible. Pero hasta hace muy poco, los vehículos eléctricos estaban limitados por la necesidad de conectarse a una estación de carga durante varias horas a la vez. La falta de una infraestructura de carga adecuada ha sido uno de los obstáculos para la adopción generalizada de vehículos eléctricos. Para los primeros usuarios entusiastas, conducir un automóvil eléctrico una vez requirió una planificación minuciosa del viaje.

Punto de retorno

Afortunadamente, hemos llegado a un punto de inflexión con la llegada de los sistemas de carga ultrarrápidos. Las tecnologías desarrolladas por compañías como ABB, permiten recargar la batería de un auto en cuestión de minutos. Más de 13.000 de las estaciones de carga rápida se han vendido en más de 80 países de todo el mundo, y se agregan más casi a diario. Con el respaldo de las capacidades de red digital que permiten la facturación y los pagos junto con servicios remotos, estas estaciones de carga brindan a los propietarios de vehículos eléctricos nuevos niveles de confianza y conveniencia.

Los principales proyectos corporativos de infraestructura de vehículos eléctricos ahora tienen el potencial de provocar una revolución de movilidad eléctrica. A fines de 2019, la empresa de redes de carga EVgo ha lanzado estaciones de carga rápida en 34 estados de los EE. UU., Mientras que la red de cargadores de EV de acceso abierto de Electrify America se ha expandido a 42 estados y 17 grandes áreas metropolitanas. Mientras tanto, IONITY apunta a construir 400 estaciones de carga a lo largo de las principales autopistas europeas para fines de 2020. Estas redes extensas cuentan con tecnología de punta, incluida la propia Terra HP de ABB, que fue el primer cargador de automóvil completo de 350kW en llegar al mercado en abril de 2018 y que se ha vendido por miles desde entonces. Capaz de recargar baterías EV al 80% de su capacidad en aproximadamente 12 minutos, es compatible con una amplia gama de requisitos de voltaje.

Hasta ahora, los esfuerzos para contrarrestar la inseguridad de no encontrar una estación han involucrado la construcción e instalación de paquetes de baterías de iones de litio cada vez más grandes en los vehículos. Pero eso aumenta el peso del vehículo, que a su vez requiere frenos más grandes y estructuras de vehículos más fuertes, lo que socava el esfuerzo para hacer que los vehículos eléctricos sean lo más eficientes y sostenibles posible. Los cargadores de alta potencia están poniendo fin a la necesidad de esa compensación, permitiendo la proliferación de redes de carga que pueden proporcionar a los conductores un rango de conducción de un día en una corta visita.

Este es solo un ejemplo de lo que han logrado los equipos de investigación y desarrollo en todo el mundo, ya que las empresas hacen su parte para facilitar la captación de los vehículos eléctricos por parte de los consumidores. Ahora corresponde a los gobiernos poner todo su peso detrás de la construcción de redes de carga integrales y la electrificación del transporte público y las flotas de camiones comerciales. Los enfoques dirigidos principalmente por los consumidores adoptados por Europa y los Estados Unidos pueden no ser suficientes. Si bien las empresas de tecnología y automotriz trabajan juntas para desarrollar, construir y vender vehículos eléctricos y tecnologías asociadas, se necesita hacer más para crear entornos regulatorios favorables para impulsar esta transición histórica.

Después de todo, no podemos esperar que los automovilistas comunes nos lleven a la era EV por sí solos. Para lograr la promesa del transporte eléctrico, necesitamos políticas que no solo respalden la electrificación generalizada de las flotas de transporte, sino que también respalden el desarrollo de tecnologías avanzadas y de apoyo que permitirán la electrificación de la flota a escala. Reemplazar o modernizar camiones comerciales que arrojan contaminación, autobuses urbanos y camionetas de reparto nos permitiría, junto con la construcción de una infraestructura integral de carga, alcanzar nuestros respectivos objetivos de reducción de emisiones.

En un esfuerzo por hacer que el transporte libre de emisiones sea asequible y alcanzable, compañías como ABB, Daimler, Geely, Hyundai, New Flyer, Northvolt, Proterra, Renault-Nissan-Mitsubishi, Tesla, Volkswagen y Volvo ahora han aumentado considerablemente la apuesta. En términos de tiempo, esfuerzos de I + D y capital, las empresas están claramente dispuestas a apostar a que el futuro del transporte será eléctrico. Es hora de que los operadores de flotas, gobiernos y reguladores igualen esa apuesta y, de ser posible, la aumenten. Cuando tanto el sector público como el privado comienzan a unirse para lograr este objetivo compartido, confío en que la audaz visión del transporte libre de emisiones se hará realidad rápidamente.

Maryrose Sylvester, Directora ABB

Este artículo fue publicado por el Foro Económico Mundial (WEF), si le interesa puede ver el artículo original en inglés: https://www.weforum.org/agenda/2020/01/the-promise-of-electric-vehicles/

- Advertisement -
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -