Colombia: la huelga nacional tuvo acatamiento total del transporte

Se trata de una medida de fuerza de carácter nacional convocada por las centrales obreras y los movimientos sociales en rechazo a las políticas del gobierno de Iván Duque. Marchas multitudinarias se replicaron a lo largo y ancho de todo el país. Los gremios recibieron el apoyo de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF).

Así, el paro, que fue convocado por sindicatos, estudiantes, indígenas, ambientalistas y opositores y que además contó con la adhesión del transporte bajo la consigna “ElPaquetazodeDuque”, comenzó desde temprano y se sintió en las principales ciudades como Bogotá y Medellín. Los manifestantes rechazan las políticas del gobierno de Iván Duque, que enfrenta la primera huelga general a 15 meses de su asunción.

Los manifestantes expresaron su repudio frente a “las políticas económicas, sociales y de seguridad del mandatario conservador”, según indicaron. Por su parte, Duque emitió un polémico decreto que faculta a las autoridades locales para “restringir y vigilar la circulación de las personas por vías y lugares públicos, decretar el toque de queda, restringir o prohibir el expendio y consumo de bebidas embriagantes, requerir el auxilio de la fuerza armada en los casos permitidos por la Constitución y la ley”.

La medida, que fue impulsada por la CUT, la principal central obrera de dicho país, contó con un alto acatamiento del sector del transporte nucleado en el Sindicato Nacional de Trabajadores de Rama (SNTT) que conduce Esteban Barboza, quien sostuvo que “Cumplimos una jornada histórica. Nuestras 13 subdirectivas adhirieron, realizamos cortes y bloqueos como el del Aeropuerto de El Dorado. Estamos orgullosos de que la voz de los trabajadores se hizo sentir”

Asimismo, el dirigente apuntó “Estamos tratando de hacerle entender al pueblo colombiano que debe despertarse frente a la opresión de una clase dominante política que solamente piensa en sus beneficios familiares y para sus empresarios amigos. Reclamamos a los gobernantes que tomen nota del ejemplo de la lucha chilena, debe ser un llamado para las oligarquías regionales”

La protesta, en principio, estaba dirigida contra lo que los críticos del Gobierno denominaron “paquetazo” que contemplaba una posible reforma pensional y laboral del Gobierno, aunque se ha bifurcado a otros reclamos como el rechazo por el asesinato de líderes sociales e indígenas y el bombardeo contra la disidencia de las FARC, que acabó con la vida de al menos 8 niños, así como por el cumplimiento de los acuerdos de paz.

Apoyo de la ITF

La Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) expresó a través de un comunicado su respaldo a los trabajadores  y trabajadoras de Colombia en el rechazo a las políticas de Duque: “el gobierno colombiano ha persistido con políticas económicas neoliberales enfocadas en maximizar las ganancias a expensas de los derechos de los trabajadores, mientras continúa saqueando recursos y aumentando la deuda nacional y la deuda externa”, afirmó Stephen Cotton, secretario general de la ITF.

De izquierda a derecha: Edgar Díaz, Stephen Cotton y Paddy Crumlin, secretario regional, secretario general y presidente de la ITF respectivamente.

“El gobierno colombiano se niega a escuchar a su propia gente. La ITF hace un llamado al gobierno para que abandone sus políticas neoliberales y tenga un diálogo significativo con los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil para proteger en lugar de amenazar la seguridad social y económica de su gente” agregó.

En ese sentido, Edgar Díaz, secretario regional en funciones de la ITF Américas, aseguró “los derechos laborales se están eliminando a medida que aumenta la corrupción y las corporaciones multinacionales, particularmente desde que Colombia firmó el Acuerdo de Promoción Comercial de Estados Unidos y Colombia (CTPA) en 2016, han optado cada vez más por violar los derechos laborales sin restricciones”.

“La ITF siempre luchará hombro con hombro con nuestros afiliados en defensa de los derechos humanos y laborales” afirmó Díaz.

Por su parte, el presidente de la ITF Paddy Crumlin destacó “los gobiernos en América Latina deben entender que no pueden continuar sus intentos de avanzar en las agendas políticas que perjudican a los trabajadores. Las protestas actuales en América Latina no están desconectadas, las voces de la clase trabajadora están aumentando y las poblaciones exigen el fin de la injusticia”.

“Estamos presenciando grandes movilizaciones en toda la región, la gente rechaza las políticas neoliberales que solo benefician a unos pocos a expensas de millones de trabajadores. La ITF y nuestros afiliados envían nuestra solidaridad a todos los trabajadores de transporte latinoamericanos que exigen un cambio real a favor de sus derechos laborales”, agregó Crumlin.

“Apoyamos plenamente las acciones del pueblo colombiano y continuaremos respaldando su causa con la solidaridad de los trabajadores del transporte de todo el mundo”, concluyó Cotton.