CELADI: “La terminal Dellepiane tiene fallas técnicas y los pasajeros no van”

Desde la Cámara Empresaria de Buses de Larga Distancia (CELADI) informaron a Notitrans que la falta de accesos por subte y colectivos dificulta el traslado de empresas a la terminal de Villa Soldati ante la ausencia de demanda por parte de los pasajeros.

La terminal de ómnibus ubicada en el barrio porteño de Villa Soldati fue inaugurada en marzo del año pasado con el fin de descomprimir Retiro. El proyecto surgió por una iniciativa privada de parte de Terminales Terrestres Argentina S.A. (TTA) y hasta ahora funciona con pocos viajes diarios. Según la concesionaria de Retiro, “las empresas no comenzaron a funcionar allí porque la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT), que debía mandar un 35 por ciento de la operación de la terminal principal a la nueva, aún no lo hizo”. Las compañías de ómnibus, por su parte, alegaron no haber sido consultado sobre la nueva terminal. “Nos enteramos por los medios”, afirmaron fuentes del sector.

Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Buses de Larga Distancia (CELADI), afirmó a Notitrans que la terminal no está en funcionamiento por “fallas técnicas y porque no hay pasajeros”. Además, indicó que “no llega el subte ni el tren y las líneas de colectivos que llegan son sólo dos. Está rodeado de asentamientos precarios, lo cual no lo convierte en una zona transitable”. Sin embargo, aseguró que los ómnibus podrían ingresar pero “quienes no llegan son los pasajeros”. El transporte de pasajeros cuenta con estaciones de paso en distintos puntos de la Ciudad, como el de Liners: “Es un lugar pequeño e incómodo para los micros pero vamos hasta allá porque los pasajeros nos piden salir de ahí. Es una zona con acceso al tren, al colectivo, entonces nosotros vamos”. En Dellepiane, la situación es inversa, según la Cámara que engloba a importantes empresas del transporte terrestre: “Este es el escenario. No es que no queremos ir – dijo – por un problema personal, sino porque no hay pasajeros”. “Si esto cambia nosotros pondremos nuestra mejor voluntad para ir”, concluyó Gaona.

En noviembre pasado, la CNRT intimó a las distintas cámaras empresarias de transporte de pasajeros a que presenten el cronograma de servicios para la puesta en marcha de Dellepiane, bajo apercibimiento de sanciones. Pero las Cámaras empresarias alegaron que le corresponde a la entidad, que depende del Ministerio de Transporte, a reubicar el flujo de Retiro hacia la terminal de Soldati. Los empresarios de ómnibus también solicitaron se arbitraran los medios necesarios para no tener que abonar doble peaje en la autopista pero aún no ha sido resuelto. La nueva terminal cuenta con algunos servicios diarios, chicos, de algunas empresas, pero la meta de descomprimir la clásica Retiro queda aún pendiente.