Canal de Panamá: el peligro de la fatiga pone en riesgo las operaciones

Así lo advierte una nueva nota de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), conducida por su secretario general Stephen Cotton, en la que hace público desde Londres su preocupación por los estándares de seguridad operativa dispuestos por la Administración del Canal de Panamá (ACP).

En este sentido, la nota publicada hoy advierte que los capitanes de remolcadores se encuentran con exceso de trabajo y de manera poco ordenada, por lo que “se están quedando dormidos en sus puestos de trabajo, poniendo en peligro las operaciones”.

“Le dijimos a la gerencia antes de que se abriera el nuevo canal que necesitábamos más remolcadores y más personas”, aseguró un capitán de remolcador consultado por la ITF, y agregó que la ACP “no quiere escuchar”.

Los capitanes afirmaron que para mantener la operación en marcha, las personas trabajan constantemente horas extra y en sus días libres: “algunos llegan a hacer 13 horas extras en apenas tres días. Nuestros compañeros están tan amenazados y aterrorizados que van a trabajar incluso si se están quedando dormidos” y agregaron “cuatro hombres fueron amenazados de ser despedidos por decir “estoy demasiado cansado”. Es irresponsable seguir  así”.

La ITF es conducida por el secretario general Stephen Cotton, junto al presidente Paddy Crumlin y tiene como vicepresidente del Comité Ejecutivo Mundial a Pablo Moyano (Camioneros) y como secretario en el Comité Ejecutivo al ferroviario Julio Sosa (La Fraternidad).

el secretario general de la ITF Stephen Cotton (centro) junto al presidente de la ITF Paddy Crumlin (izquierda) y el vicepresidente del Comité Ejecutivo Mundial Pablo Moyano (derecha)

El informe de la ITF

Frustrados por la incapacidad de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para abordar las preocupaciones de los capitanes, la Unión de Capitanes y Oficiales de Cubierta (UCOC) convocó a la ITF para encargar un estudio vinculado a la problemática. La Organización elevó así sus quejas a la ACP en reiteradas ocasiones sin tener respuestas satisfactorias.

El estudio de fatiga entre los capitanes de remolcadores del Canal de Panamá, realizado por el Dr. Barry Strauch y la Dra. Isabel Gonzales, expertos en errores humanos, causalidad de accidentes y medicina ocupacional, sonó a las alarmas.

Según informó la ITF, el estudio encontró que los programas de inducción de fatiga tuvieron dos resultados negativos: uno sobre la salud de los capitanes de remolcador y el otro sobre su desempeño y, por lo tanto, sobre la seguridad de las operaciones del Canal de Panamá.

“Debido a que los remolcadores desempeñan un papel clave en el tránsito de grandes embarcaciones con carga peligrosa a través de vías navegables estrechas y complejas, el potencial de un accidente catastrófico y relacionado con la fatiga aumenta”, concluyó el estudio.

Los casos de colisiones por fatiga en el Canal

Cabe señalar que dentro de los dos años posteriores a la apertura del nuevo canal, y con un tránsito de 5,000 neo-Panamax, ya se produjeron dos colisiones importantes, ambas dentro de las dos horas posteriores a la medianoche. Al menos una colisión se atribuyó directamente a la fatiga del capitán. En esa ocasión la ACP no proporcionó la información solicitada para la investigación de ninguna colisión con los cortadores de la Guardia Costera de los Estados Unidos (USCG).

“No se permitió a las autoridades de EE. UU. reunirse o entrevistar a capitanes de remolcadores, incluso con el personal de la ACP que participó en la investigación” asegura la nota de la ITF, que además señaló que “tampoco se les proporcionó el horario de trabajo real de los capitanes de remolcadores”.

Por otra parte, la ITF informó que la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE. UU. determinó que la colisión del 18 de abril de 2017 entre el remolcador Cerro Santiago y el cortador USCG Tampa fue causada por “la falla del maestro del Cerro Santiago de mantener una vigilancia atenta debido a la fatiga”.

Capitanes de remolcadores de UCOC trabajando en las esclusas del Canal de Panamá

“La ACP, sin embargo, pareció no prestar atención a las advertencias que surgen de las colisiones. En cambio, la gerencia redujo la tripulación de los remolcadores y extendió las horas de trabajo” concluye el informe de la ITF.

El Canal de Panamá tiene la historia poco envidiable de ser el proyecto de construcción más letal del mundo. Durante 32 años, murieron 30.609 trabajadores, más que los prisioneros de guerra que murieron durante la construcción del ferrocarril entre Birmania y Tailandia.