Buscan que el Riachuelo sea vía navegable

 

“Trabajamos tratando de recuperar toda la cuenca baja que corresponde a La Boca, y nos planteamos el río como oportunidad de desarrollo para la zona, tomada como una unidad cultural que tiene que ver con Benito Quinquela Martín, con Barracas o con el Transbordador Nicolás Avellaneda”, afirmó Antolín Magallanes, director de la entidad.

En una navegación por el Riachuelo desde La Boca hasta el Puente Alsina, en la que participó Télam, Magallanes proyectó que la vía navegable “puede ser puerto para determinado tipo de embarcaciones de carga y una terminal fluvial” similar a la de Tigre.

“Acá hay que empezar a estudiar opciones que tienen que ver con el transporte público similar a lo que pasa entre San Fernando y Puerto Madero, que resulta un tramo de 30 minutos de viaje por el río, en contraposición con las dos horas que puede llevar hacerlo vía terrestre en horario pico”, observó.

Magallanes opinó que también “hay desarrollos posibles hacia el lado de Avellaneda o Quilmes, porque el río es un hecho natural pero también es un hecho cultural”.

“Esta zona es lo que es porque está el río y porque está esta gente que vive acá: no es un ecosistema, y hay que buscar la manera de articular porque, no digo que haya que volver a una industrialización contaminante, pero sí que hay que buscarle el sentido para que vuelva a ser utilizable”, planteó.

Magallanes dijo que “debo ser la última generación que veraneó en el Río de La Plata, que hasta los 12 años agarraba la bicicleta y me iba al río”.

En 1970 comenzó la prohibición de bañarse en el Puerto de La Boca, en tanto en 1974 la totalidad del Río de La Plata quedó vedada para bañistas “y durante el proceso militar hubo una acendrada vocación de impedir el uso del río”, contó.

Conciencia

Esa política dejó grandes lugares vacantes, abandonados, tapiados, no utilizados, hasta que cuando “en Costanera se hace la autopista, se termina de poner a la gente de espaldas al río, y no verlo, es perder conciencia de su existencia”.

Para sembrar conciencia de esa existencia, la Fundación por La Boca -que preside el empresario postal Oscar Andreani- organizó la iniciativa “Amigos del puente” con chicos de Isla Maciel y La Boca.

Pero aunque “eran chicos que viven a media cuadra del río, los pibes no tenían referencias cercanas ni lo tienen incorporado porque no pescan ni se bañan en él”, contó Magallanes.

Isla Maciel y La Boca son barrios limitados por el río y unidos por dos emblemáticos puentes: el Nicolás Avellaneda y el Transbordador de hierro.

Antes, ese cruce “era usado por gran cantidad de vecinos, obreros y pescadores que había en ambos lados, que iban y venían, con familias que se iban estableciendo en ambas márgenes, pero eso se empezó a caer cuando dejaron de funcionar los dos puentes”, evocó.

Transbordador

Inaugurado en 1914 para unir el barrio de la Boca con la Isla Maciel, el Transbordador -un vagón colgante de una estructura de hierro que mediante cables y roldanas e impulsado por un motor transporta a personas, mercancías y vehículos sobre el cauce del río- lleva más de 50 años en desuso, desde su cierre en 1960.

“En la década del `90 intentaron desarmarlo, pero un grupo de vecinos impidió el desguace, a la espera de su reutilización”, contó.

Ahora se puede pasar por el recuperado Puente Avellaneda, construido en 1940 en escala monumental y mecánicas “escaleras al cielo”, con mirador cubierto en la terraza de la ciudad.

La intención es trabajar también con los boteros -que hacen el cruce ida y vuelta a la Isla Maciel por 80 centavos- y los frentistas de Pedro de Mendoza, calle que fuera un hervidero de estibadores, pescadores, soldadores y “fabriqueras” y que ahora luce casi desierta, salvo para el turismo de fin de semana.

Si bien faltan medidas importantes para la recuperación total, ya no quedan buques hundidos en el Riachuelo y los puentes Avellaneda, antiguo Pueyrredón, Bosch, Vélez.

“Hace dos años estuvo la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner), se sacó un barco del fondo como se hacía cada tanto, pero a diferencia de otras oportunidades, esta vez las obras de limpieza se continuaron, hubo desmalezamiento de bordes y está mucho mejor que lo que vimos siempre”, destacó.