Bariloche se normaliza con la operación del Aeropuerto

El aeropuerto informó que la pista está despejada y hay buena visibilidad, lo que permitió el aterrizaje normal de tres vuelos y la llegada antes del mediodía de otros cinco, con sólo demoras respecto de sus horarios programados.

 

Un solo vuelo -de arribo previsto para las 0,35- resultó cancelado, en tanto están programados 19 vuelos para lo que resta del día, entre ellos dos de Latam directos de San Pablo, Brasil, con alrededor de 500 pasajeros. De los pasajeros varados entre el viernes y ayer, más de 1.000 retornaron a sus lugares en colectivo, en tanto otro tanto logró salir en distintos vuelos, y en la jornada de hoy se irán los últimos.

 

 

La Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) informó que logró restituir el servicio a la mayor parte de los vecinos del oeste que quedaban sin luz desde el viernes, con sistemas provocados por cortes de cables por acumulación de nieve y caída de ramas y árboles, y en la jornada de hoy esperan completar la reparación restante de 900 familias. Pero los fuertes vientos que comenzaron esta mañana, con ráfagas de hasta 110 kilómetros por hora, provocaron cortes en el este de la ciudad, que ya fueron reparados. Este fenómeno, anticipado por el Servicio Meteorológico Nacional para toda la jornada, podría ocasionar nuevos problemas en el servicio eléctrico, aunque lo más grave fue el impacto de la nevada, que prácticamente ya fue superado.

 

Los vientos llevaron además al Parque Nacional Nahuel Huapi a cerrar todos los senderos de la jurisdicción. Luego de la crisis climática, que coincidió con el inicio de la temporada alta turística, la ministra de Turismo de Río Negro, Silvina Arrieta, cuestionó en declaraciones periodísticas el funcionamiento del aeropuerto y la atención a los visitantes que quedaron varados durante tres, cuatro y cinco días, con información confusa, sin contención y en algunos casos víctimas de precios abusivos. “No puede ser que haya tanta demora para limpiar las pistas. Tenemos que trabajar en la mejora de los servicios y en la infraestructura del
aeropuerto”, afirmó la funcionaria. Arrieta agregó que “todo esto deja muy mal parado a Bariloche como destino. El turismo es muy sensible a las noticias que se difunden por la prensa masiva y también a los comentarios de parientes y amigos. Eso generará un impacto negativo para la ciudad”.