Avanzan las obras para transformar en autopistas las rutas 7 y 8

El Ministerio de Transporte de la Nación, a través de Vialidad Nacional, está llevando adelante las obras necesarias para transformar las rutas 7 y 8 en autopistas, con nuevos distribuidores, pasos a desnivel y variantes en las ciudades para evitar el tránsito de camiones y vehículos pasantes en zonas urbanas. Guillermo Dietrich, ministro de transporte, y Esteban Bullrich partieron  desde Pergamino para recorrer las obras que se están ejecutando a la altura de San Antonio de Areco, donde se colocó una planta nueva de asfalto, y Arrecifes, donde se está haciendo una variante. El día de ayer Dietrich recorrió las obras de la RN 7 y se reunió con un grupo autoconvocados en Chacabuco, que reúne familiares de víctimas de siniestros viales a lo largo de la traza y que vienen reclamando hace años la construcción de la autopista.

 

Nueva planta asfaltica RN 8

 

La Autopista RN 8 Pilar-Pergamino fue una obra anunciada hace más de 10 años y contratada hace 8, período en el cuál sólo se realizó un pequeño tramo en Pilar. Mientras que hasta diciembre de 2015 se había avanzado un 12 km, actualmente se están ejecutando todos los tramos de la autopista, en un total de 167 km y generando un total de 1500 empleos. Antes de fines de 2017 estará habilitada la autopista desde Pilar hasta Solís. La obra completa estará finalizada en 2019 gracias a una inversión total de $12.000 millones.

 

La Autopista RN 7 Luján-Junín fue decretada de interés público en 2007. Hasta fines de 2015 sólo se habían hecho 8 km. Hoy ya se encuentra habilitado el primer tramo hasta San Andres de Giles y se encuentran en obra los que van desde Lujan hasta Carmen de Areco -incluida la variante a la localidad de San Andres de Giles- y desde Chacabuco a Junín. El tramo restante entre Areco y Chacabuco se encuentra adjudicado, las obras comenzarán el mes próximo. También se adjudicaron ya las obras para  concretar la variante a la localidad de Chacabuco. Para 2019 estarán terminadas las obras a lo largo de los 200 km que conectan Lujan con Junin gracias a una inversión $9.600 millones.

 

 

“El compromiso es que en el año 2019 estas rutas de la muerte se conviertan rutas de la esperanza. La transformación no sólo es en pos de la seguridad vial, también tiene gran importancia en lo que respecta al transporte de mercaderías, ayudando a bajar costos logísticos en el especial en sectores productivos tan grandes como estos”, indicó Dietrich. Además  recordó también la visita de Mauricio Macri a la ruta 7 en diciembre de 2015, ocasión en la que también se reunió con los autoconvocados: “hoy, después de un año, que ellos nos digan “nos dijeron la verdad” es una gran satisfacción. Saber que después de tantos años de mentiras, hoy la palabra tiene valor".

 

Con las obras de la autopista, las rutas  7 y 8 pasarán de ser una ruta de doble mano a tener dos calzadas con dos carriles por sentido cada una. Esto mejorará radicalmente la seguridad vial, al disminuir la probabilidad de choques frontales. A su vez, la obra aportará una mayor fluidez al tránsito, permitiendo reducir los costos del transporte de cargas y pasajeros.