Avanza la construcción de la Escuela Goleta

 

Mientras esto sucede, el equipo de arquitectos navales continúa avanzando en la ingeniería de detalle. Participan también estudiantes de la carrera arquitectura naval de la Universidad de Quilmes –institución con la que la Fundación  Escuela Goleta del Bicentenario  tiene un convenio de cooperación— abocados a la superestructura con los modelos de casillajes.


Según se indicó a Notitrans se continúa con la presentación de planos reglamentarios ante la Prefectura Naval Argentina. La obra, cuyo responsable técnico es el ingeniero Jorge Canoura, tiene actualmente dos temas urgentes: conseguir los bujes de bronce necesarios para el ensamblaje final para el bauprés, cuya construcción donó el Astillero Río Santiago y, por otra parte, el dinero para la laminación de las casillas que se están moldeando.


“Incorporamos nuevos aportes que suman para que el proyecto avance” destacó el ingeniero Canoura, refiriéndose a la máquina hidráulica de accionamiento de los timones (servomotor) que la empresa Hydro América está construyendo para el funcionamiento del timón.

 

El proyecto

 

Un equipo de personas que en 2007 constituyó la Fundación Escuela Goleta del Bicentenario, trabaja en este sueño desde el año 2004. Es un grupo creciente de personas que está convencido de que la Escuela Goleta del Bicentenario es un genuino aporte al país en ocasión de sus 200 años. Esta idea permite construir significados nuevos en los que se identifican, dinamizan y comunican, valores trascendentes que contribuirán al futuro de los hombres y mujeres de nuestro país. El Bicentenario es un buen motivo, un momento de reflexión y un punto de partida, para un proyecto que procura brindar sus beneficios a las generaciones venideras.

 

La construcción del buque es un proceso complejo que demanda plazos estrictos al ritmo de la obtención de fondos. Mientras se lleva a cabo la misma, un grupo de voluntarios ha dado inicio a la Escuela que da su nombre al proyecto y al buque.

 

La Escuela ha comenzado a funcionar, fundamentalmente para obtener el aprendizaje necesario para que, cuando el buque esté listo, también lo estén los docentes, los contenidos y los métodos de educación.

 

 En tanto, los veleros Fortuna, Fortuna II, Fortuna III y otros, sirven de escenario para este trabajo en el cual personas con discapacidad y sin ellas, ya se han sentido gratificadas participando de igual a igual en este convocante desafío.

 

“Desde el 25 de octubre de 2010 y hasta el momento hemos realizado nueve Navegaciones Inclusivas (NI), que partieran desde los clubs náuticos Yacht Club Puerto Madero y Yacht Club Argentino”, destacan desde la Fundación Escuela de Goleta del Bicentenario.