Avanza la construcción del Centro de Trasbordo Pacífico

La obra del Centro de Transbordo Pacífico fue anunciada esta semana por el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quien admitió que en la zona no estaba bien la conexión entre un medio de transporte a otro, por lo que, consideró, "va a haber gente que va a llegar más rápido a su casa o trabajo, o va a poder circular de forma más segura, con todas las paradas bien señalizadas e iluminadas".

 

Puntualmente, el Centro de Trasbordo Pacífico abarcará 1,1 kilómetros sobre la avenida Santa Fe, entre las calles Carranza y Thames, en una zona en la que operan comercios, bancos y locales bailables, y se ubican hitos urbanos como La Rural, el Botánico y el Zoológico de Buenos Aires.  Según informó la Secretaría de Transporte porteña, que conduce Juan José Méndez, la obra busca que las personas que pasen por el nuevo Centro puedan acceder a "una combinación eficiente" entre los distintos medios de movilidad que allí confluyen: la línea D del subte, los ferrocarriles San Martín y Mitre y el Metrobus Juan B. Justo, además de las 22 líneas de colectivos y la estación del sistema EcoBici.

 

Entre las metas propuestas en el proyecto se incluyen la de mejorar la calidad de espera y la experiencia de viaje de los usuarios de transporte público, reordenar el tránsito de la avenida y promover la movilidad intermodal entre colectivos, tren y subte, haciendo que el trasbordo y la espera sean cada vez más confortables.

 

La obra cuenta con un presupuesto de 102 millones de pesos y tiene como plazo de finalización aproximado a mediados de noviembre, mes en el cual está prevista también la inauguración de la segunda etapa del Metrobus Norte, que llegará también al Centro de Trasbordo Pacífico y tendrá una extensión de 2,8 kilómetros, recorriendo los barrios de Belgrano y Colegiales.

 

¿Qué incluye la obra?

Para llevar a cabo en Centro, se va a intervenir el tramo afectado de la avenida Santa Fe para crear cuatro carriles centrales exclusivos que serán para transporte público y se dejarán seis carriles laterales para el tránsito pasante, tres por sentido de circulación. En tanto, los 12 paradores para los usuarios de las líneas de colectivos tendrán asientos, cestos para residuos, iluminación eléctrica nocturna y señalética.

 

Además, se renovarán las veredas y el mobiliario urbano y con el retiro de las paradas de los colectivos de las aceras para pasarlas al corredor central habrá más espacio para caminar, lo que, según evaluaron las fuentes, mejorará la operación de los comercios frentistas.

 

Por último, se renovarán las rampas preexistentes en las veredas y se construirán nuevos accesos de hormigón en los paradores.