Alberto Fernández inauguró la ampliación de una central térmica

Alberto Fernández participando de la inauguración de la central térmica en videoconferencia (Foto:LPO)

La obra del Grupo Pampa Energía en la que se desempeñaron de manera directa 1.500 trabajadores, permitirá incrementar en 380 Mw la potencia instalada de la central y cubrir el 7% del consumo anual del país.

Este jueves, Alberto Fernández encabezó por videoconferencia la inauguración del ciclo combinado de la central térmica de Genelba, en la localidad bonaerense de Marcos Paz. La obra que demandó una inversión de US$ 350 millones la convertirá en la más grande del país, con una potencia de 1.237 Mw.

De esta forma, el grupo Pampa del empresario Marcelo Mindlin se consolida como el principal generador del sistema con casi 5.000 Mw de capacidad instalada por el grupo, que representan el 12% de toda la energía del país.

En ese marco, el presidente hizo referencia a la cuestión tarifaria en el sector energético y destacó la actitud de los empresarios que “acompañaron” el pedido del Gobierno para no aumentar las facturas, en el marco de la pandemia por coronavirus, aunque admitió que “ya habrá tiempo para discutir” la cuestión.

En relación a la obra, Fernández aseveró que “la Argentina se construye asociando el capital público con el capital privado” y destacó que el Estado “está para apoyar con créditos, como lo hace el Banco Nación“.

También Fernández hizo referencia a la situación de la cerealera Vicentín cuya intervención se definirá en breve en la justicia santafesina: “me irrita tanto cuando algunos hacen mal uso de esos créditos y dejan en el Banco Nación deudas y quiebras en sus empresas”, indicó.

En esa misma línea, destacó en contrapartida la inversión del Grupo de Mindlin “No es el caso de Pampa -aclaró-, que lo que ha hecho es crecer con inversión privada de un modo sostenido y aportando al crecimiento y al desarrollo del país aún en momentos difíciles como los que se transitan por la pandemia.”

Mindlin por su parte, recordó desde la planta que en 2004, cuando se inició la inversión, “el 70% de la generación eléctrica del país estaba en manos extranjeras, mientras hoy la situación es prácticamente inversa, con casi 70% en manos nacionales”.

El empresario remarcó además que “invertir en tecnologías avanzadas para reemplazar plantas antiguas con tecnologías anticuadas y caras es el único camino para reducir de manera estable el costo de la energía eléctrica”.