Aeronavegantes denunció una campaña para desestabilizar los vuelos de repatriación

Juan Pablo Brey, Secretario General de Aeronavegantes

La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) que conduce Juan Pablo Brey y nuclea a los tripulantes de cabina de todo el país apuntó a la embajadora en Rusia Alicia Castro por “montar una campaña de desinformación pública para desestabilizar los vuelos de repatriación de Aerolíneas Argentinas”.  El gremio denuncia que la funcionaria pública – ex Secretaria General del gremio- buscó instalar falsamente que varios tripulantes de cabina contrajeron coronavirus.

Alicia Castro, actual embajadora en Rusia
Alicia Castro, actual embajadora en Rusia

La Comisión Directiva de los tripulantes de cabina que encabeza Juan Pablo Brey, emitió esta tarde un duro comunicado en el que sostienen que “en momentos tan difíciles como estos, existen intereses que utilizan la desinformación y la confusión para sacar provecho”.

El paso de la funcionaria por el gremio

El gremio recordó que Castro, actual embajadora en Rusia, fue secretaria general de Aeronavegantes durante 12 años, y digitó “a su antojo los siguientes 10, entre 1991 y 2013. Estamos acostumbrados a sus constantes intentos de intromisión, pero en esta ocasión su ambición política personal y falta de ética, traspasaron un límite. No es momento de mezquindades”, sostuvieron.

Aeronavegantes denunció públicamente que la funcionaria diplomática “a través de uno de sus títeres, la delegada del sector AR Sandra Arroyos, montó una operación en los medios las últimas 48 horas buscando generar psicosis colectiva en la actividad, y directamente impedir que nuestra aerolínea de bandera pudiese llevar a cabo los vuelos de repatriación“.

El sindicato Aeronáutico destacó que “ son vuelos que con tanto esfuerzo y orgullo realizaron un reducido grupo de tripulantes, incluida casi toda la Comisión directiva y los delegados de esta Asociación. Peor aún, la señora Arroyos habló públicamente de una inexistente “explosión” de casos del Covid 19 , e hizo públicos ante la prensa los nombres de compañeros y compañeras supuestamente enfermos, exponiéndolos, violando la confidencialidad y el derecho a la intimidad que les asiste”, argumentaron.

Juan Pablo Brey -actual Secretario de Prensa de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT)–  señaló que “como  ocurre siempre con estos irresponsables personajes, la realidad los desmiente. Ya casi detenidos los vuelos y con un par de operaciones de repatriación por delante, sólo hay un caso confirmado de Coronavirus en una compañera de cabotaje de Aerolíneas, mientras se esperan los resultados de los análisis de otras dos tripulantes que presentaron síntomas. Hemos estado en permanente contacto con cada caso sospechoso o inquietud de algún compañero.Todas las tripulaciones que pudieron considerarse expuestas fueron preventivamente separadas de inmediato”.

El aval del sindicato para el aislamiento de los tripulantes

Brey indicó que existe un “respaldo absoluto de este sindicato a quienes optaran por no prestar servicio. Además aproximadamente el 85% de los 2200 tripulantes que conformamos Aerolíneas Argentinas y Austral, se encuentra en sus domicilios desde un primer momento, sin inconveniente alguno”.

Sobre los vuelos de repatriación el sindicalista marcó que “ son un grupo de compañeros y compañeras que nos llenó de orgullo a todos los Argentinos, se trabajó en el día a día cada detalle que hiciera más segura la operación. Cada día fueron llegando comunicados de Aeronavegantes atendiendo las diferentes problemáticas y necesidades de los afiliados”.

Aeronavegantes, en el documento que envió a toda la base de tripulantes, sostuvo que: “Las públicas declaraciones de la embajadora Castro y su títere Arroyos, no hacen más que situar a la primera en una contradictoria posición, operando para que Aerolíneas Argentinas no vuele, al mismo tiempo que forma parte de un gobierno que hizo una bandera de traer a los compatriotas a casa. Quienes sufrimos a Castro y sus secuaces, vimos cómo destruyó nuestra carrera, nuestro escalafón, nuestra identidad, nuestro salario y nuestro CCT. Son datos objetivos, no opinión”.

Sobre Castro el gremio cargó irónicamente y con firmeza  en que es “momento de que ocupe el tiempo que evidentemente le sobra en otras cosas, cumpla las funciones que corresponden a su cargo, y acepte que los tripulantes tomamos la decisión de tener a ella y la gente que maneja, lo más lejos posible de nuestro sindicato y nuestra actividad. Miramos al futuro, el que tenemos que construir con los tripulantes. El pasado es pasado. No nos van a dividir”

Ante el contexto de aislamiento social obligatorio que vivimos como sociedad, Aeronavegantes indicó que: “Todos somos plenamente conscientes del momento que atravesamos. Sobran los adjetivos para describirlo. La sociedad entera está haciendo un enorme esfuerzo para superar este escollo, desde la solidaridad, la empatía y el trabajo. Como dirigentes, tenemos el deber de ser responsables y criteriosos al momento de conducir a nuestro colectivo laboral”, finalizó el comunicado.