19.1 C
Buenos Aires

Acá y en Europa, la brecha de género en el transporte comienza a desmoronarse

MÁS NOTICIAS

Desde hace unos años, no tantos, las ciudades más importantes del mundo están trabajando para dejar de centrarse en el viajero masculino tradicional hacia formas de movilidad más inclusivas. En Europa se está trabajando fuertemente, acá en la Argentina, en algunas ciudades también pero todavía hay mucho por hacer.

Cómo es Europa

Para llegar a las tiendas y restaurantes al otro lado del río Main en Offenbach, los peatones del lado este de Frankfurt deben esquivar las bicicletas y pasar unos a otros en un camino que es apenas más ancho que un cochecito en su punto más estrecho.

En períodos de mucha actividad, el cuello de botella a menudo obliga a las madres y los niños a intervenir momentáneamente en la carretera. Los conductores de automóviles, por el contrario, obtienen dos carriles generosos, un signo de las prioridades dispares en la planificación urbana que favorece el papel tradicional de los viajeros masculinos. Es un concepto que ahora se está replanteando.

“Necesitamos encontrar un enfoque inclusivo y universal”, dijo Janina Albrecht, una diseñadora de movilidad local que ayudó a introducir calles ciclistas que conectan bloques residenciales en Offenbach con escuelas y áreas comerciales. “Necesitamos lugares inclusivos, sensibles al género y sin barreras”.

La brecha de género en el transporte comienza a desmoronarse
Janina Albrecht en la calle ciclista Taunusstrasse en Offenbach.
Fotógrafo: Alex Kraus / Bloomberg

A medida que las ciudades de Europa buscan hacer que el transporte sea más ecológico, la revisión también está revelando cuestiones de género. En la Alemania de uso intensivo del automóvil, los hombres viajan aproximadamente el doble de  distancia en automóvil en comparación con las mujeres, que son más propensas a caminar y tomar el transporte público. La planificación urbana, que tradicionalmente ha estado dominada por los hombres que toman las decisiones, ahora está bajo presión para hacer que las redes se centren menos en los hombres que viajan al trabajo.

“Los viajes de las mujeres se consideran actividades de ocio opcionales”, dijo Clara Greed, profesora emérita de planificación urbana inclusiva en la Universidad del Oeste de Inglaterra en Bristol. “Los hombres y las mujeres en el transporte viven en mundos diferentes”.

Eso está cambiando gradualmente. París, Barcelona y Viena están implementando políticas para desalentar el tráfico de automóviles y favorecer a los peatones y ciclistas. La capital francesa tiene como objetivo garantizar que los residentes tengan todos los servicios necesarios en 15 minutos a pie, en bicicleta o en transporte público. Barcelona está restringiendo el tráfico a las carreteras principales, mientras que Austria este año está implementando el acceso al transporte público a nivel nacional por una tarifa anual fija de 3 euros (unos 3,6 dólares) por día.

El próximo catalizador puede ser la elección de Alemania en septiembre. Los Verdes están preparados para desempeñar un papel en el próximo gobierno, y el partido ha puesto la mira en rehacer la infraestructura del país de manera que lo haga más limpio pero también más justo para las mujeres y las personas menos afluentes.

“El debate sobre la movilidad inclusiva está cobrando fuerza”, dijo Ricarda Lang, vicepresidenta del Partido Verde alemán. “El feminismo no es un tema independiente, sino una perspectiva que también aplicamos en el área del desarrollo urbano y la movilidad”.

El problema es más complejo que los automóviles frente a las bicicletas. En algunas ciudades, las mujeres andan menos en bicicleta, probablemente porque los carriles no son lo suficientemente anchos o seguros, especialmente con los portabebés, lo que subraya la importancia del diseño del transporte. Pero no se puede negar que los sistemas centrados en el automóvil enfrentan tensiones.

Numerosas iniciativas de base están exigiendo restricciones a los vehículos personales. Uno de los más radicales es Berlín, donde los activistas están presionando por un referéndum  que prácticamente eliminaría los automóviles privados en el centro de la ciudad a favor de caminar, andar en bicicleta y el transporte público.

Acción de & quot; Volksentscheid Berlin autofrei & quot; (Referéndum sin coches de Berlín)
Los activistas ciclistas ocupan una carretera en Berlín.
Fotógrafo: Christophe Gateau / DPA / Getty Images

En el distrito de Pankow de la ciudad, los funcionarios locales intentaron y no lograron reducir los límites de velocidad para frenar el tráfico de automóviles.

“No vamos a llegar a la raíz del problema sin medidas radicales”, dijo Jurik Stiller, miembro del consejo de la zona, que incluye el moderno barrio de Prenzlauer Berg. “Tenemos que cortar y redirigir el tráfico motorizado en lugar de expandirlo a voluntad”.

En las áreas urbanas congestionadas, hay competencia por el espacio y los automóviles ocupan mucho, desde las carreteras hasta los estacionamientos y las estaciones de servicio, desplazando a otros modos de transporte. Pero las autoridades deben encontrar formas de atender a un público más amplio, muchos de los cuales dejaron de viajar durante la crisis del coronavirus para trabajar desde casa.

Subrayando las diferentes demandas de género en el transporte, muchas más mujeres que hombres trabajaban a tiempo parcial en Europa, incluso antes de la pandemia. Sus actividades diarias involucran numerosos lugares relacionados con el cuidado infantil, las tareas domésticas y los trabajos, lo que genera demandas de transporte más complejas que un viaje tradicional entre el trabajo y el hogar.

Para definir mejor una estrategia neutral en cuanto al género, los políticos verdes y socialdemócratas en Munich exigieron a principios de este año una audiencia en el ayuntamiento sobre planificación de género. El objetivo era abordar cuestiones como la seguridad de los pasos subterráneos, los obstáculos a los que se enfrentan las personas con cochecitos y la duración de las luces del paso de peatones.

Una vez que la diversidad se incorpora al proceso de planificación, los cambios se notan. En Oslo, las estaciones de acoplamiento para bicicletas compartidas se colocaron inicialmente solo en áreas centrales con oficinas dominadas por hombres. La aceptación entre las mujeres fue limitada hasta que también se agregaron estaciones en áreas periféricas, cerca de los hogares.

Repensar el transporte va más allá del género. Prejuicios de planificación similares desafían a los migrantes, los discapacitados y las personas que no pueden pagar un automóvil.

La brecha de género en el transporte comienza a desmoronarse
El punto más estrecho del camino que sale del puente Carl-Ulrich.
Fotógrafo: Alex Kraus / Bloomberg

Con ese fin, Austria está avanzando para ampliar su oferta de movilidad con su billete de transporte público de tarifa plana. El país también canceló los planes para una autopista regional a fines del año pasado y, en cambio, gastará 1.800 millones de euros en mejorar los servicios de trenes, carreteras rurales y ofertas a pedido para la movilidad de última milla.

“Darle la vuelta al sistema de movilidad, ese es el gran trabajo que tenemos por delante en los próximos años”, dijo en una entrevista Leonore Gewessler, ministra de política de clima, energía y transporte de Austria. “Para lograr eso, necesitamos un plan sostenible”.

En la Argentina también

Desde que las cuestiones de género ganaron la calle en la Argentina, las autoridades de las principales ciudades realizaron importantes campañas y los avances ya se pueden observar en el transporte público urbano.

En los últimos años, más precisamente en la última década, los especialistas en transporte se dedicaron fuertemente a trabajar sobre la movilidad poniendo el foco en cuestiones de género. No solo se realizaron fuertes campañas sino además se trabajó los espacios y la señalética en el transporte público urbano y en las estaciones de colectivo y trenes.

Hace solo seis años atrás, la Ciudad de Buenos Aires figuraba como la sexta ciudad en el mundo con más acoso hacia las mujeres que se suben a un transporte público, según una encuesta divulgada por un estudio elaborado por la Fundación Thomson Reuters.

“Cuando no hay transporte accesible, confiable y frecuente, puede afectar a las mujeres y a la capacidad de cualquiera para acceder a una oportunidad de empleo en zonas urbanas, que pueden hacer una gran diferencia para mujeres en particular”, decía en ese momento la directiva a Reuters.

Un claro ejemplo es el trabajo realizado en la Ciudad de Buenos Aires donde todos los días 6 millones de personas se trasladan, en su gran mayoría hacia o desde su lugar de trabajo; se hacen alrededor de 8 millones de viajes y el 86,5% es en transporte público y medios de movilidad saludable (en bicicleta o a pie).

Teniendo en cuenta que el 58% de los usuarios de colectivo son mujeres (En Modo 2009. Reparto Modal por género. AMBA), resulta fundamental incorporar la perspectiva de género en el transporte público, para dar respuestas a sus necesidades.

En los trenes y subterráneos, en las horas pico, todavía hay mucho por hacer.

Ella Se Mueve Segura, es un estudio realizado por el Banco de Desarrollo de América Latina sobre la seguridad personal de las mujeres y el transporte público en 2017, fue el puntapié inicial para obtener un diagnóstico certero de las problemáticas que enfrentan las mujeres a la hora de moverse por la Ciudad; y ayudó a poder visibilizar estas desigualdades para poder pensar acciones específicas que apunten a disminuir las brechas de género. Del total de las personas que dijeron haber sufrido 2 o más situaciones de acoso callejero en el último año, el 89% son mujeres. Mientras que para el Observatorio Ni Una Menos, el 100% de las mujeres lo experimentaron a lo largo de sus vidas.

Para manejar un auto, antes hay que hacer un curso de género

Justamente, desde ayer, dos días antes de los festejos por el Día de la Independencia, quienes tramiten la Licencia Nacional de Conducir por primera vez, en su mayoría jóvenes, deberán realizar un curso de género para completar el proceso y así obtener la habilitación oficial para manejar. La implementación está a cargo del ministerio de Transporte a través de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Si bien la capacitación es un paso obligatorio al inicio del trámite de la obtención de la Licencia de Conducir, no cuenta con una instancia de evaluación, sino que tiene como objetivo concientizar sobre las maneras de circular y visibilizar las conductas riesgosas que, con raíz en una cuestión de género, tiene serias implicancias en la vida de quienes conducen y en la de los demás. Entre las temáticas y contenidos a impartir en el curso se destacan: la cuestión de género, la seguridad vial a la luz de la perspectiva de género, la calle ¿es cosa de varones?, la violencia en el tránsito y los estereotipos.