15.3 C
Buenos Aires

5 oportunidades para que el transporte ecológico sea un camino a más equidad

MÁS NOTICIAS

Con la Alianza por Descarbonización del Transporte (TDA), el Instituto Mundial de Recursos (WRI) ha estudiado el impacto de las respuestas de COVID-19 en el transporte. Si bien muchas organizaciones han intensificado sus compromisos, aún queda mucho trabajo por hacer para crear una recuperación ecológica y sostenible.

A continuación, presentamos cinco oportunidades clave para que las inversiones en transporte reduzcan el cambio climático y creen puestos de trabajo y una mayor igualdad de oportunidades para la sociedad en su conjunto.

La pandemia mundial de coronavirus trajo una ola de iniciativas públicas y privadas para ayudar a las sociedades a adaptarse y recuperarse, desde la estabilización económica y las medidas de seguridad hasta nuevos modelos comerciales y cambios en el consumo. Muchas de estas iniciativas no son ecológicas, a pesar de que la sociedad necesita cambios importantes para evitar los efectos más peligrosos del cambio climático y garantizar la salud y la equidad para todos.

El transporte es un sector clave que necesita grandes cambios, ya que comprende el 14% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y el 24% de las emisiones de carbono. Mientras tanto, cada año ocurren más de un millón de muertes por accidentes de tránsito, millones están expuestos a la contaminación del aire mortal en las carreteras y la mayoría de los residentes en muchas ciudades, a menudo los más pobres, no pueden llegar a un trabajo dentro de una hora de viaje.

En un nuevo documento con la Transport Decarbonisation Alliance, WRI evaluó las acciones de países, ciudades y empresas durante la pandemia que impactan en el sector del transporte. Descubrimos que de los 298.000 millones de dólares en fondos de recuperación global catalogados por Energy Policy Tracker en el sector del transporte entre marzo de 2020 y febrero de 2021, solo el 44% afecta positivamente el clima y la sostenibilidad.

Mientras tanto, algunas de las acciones más alentadoras provienen del nivel local. Cientos de ciudades, incluidas Lima , París y Addis Abeba, están agregando nuevas instalaciones para caminar y andar en bicicleta como medidas de seguridad ante una pandemia. Desde marzo de 2020, más de 200 ciudades lanzaron más de 400 intervenciones para ciclistas y peatones.

Las empresas también intensificaron sus compromisos. Las alianzas corporativas, como la Corporate Electric Vehicle Alliance, vieron a las principales empresas internacionales minoristas, de comercio electrónico, de logística y de transporte público publicitar planes para descarbonizar sus flotas de vehículos. Los principales fabricantes de automóviles también se comprometieron a eliminar gradualmente los vehículos con motor de combustión interna. Entre octubre de 2020 y febrero de 2021, los miembros comerciales de la iniciativa EV100 desplegaron un 89% y un 23% más de vehículos comerciales y de pasajeros, respectivamente, e instalaron un 79% más de estaciones de carga en comparación con el año anterior.

Pero a medida que los países, las ciudades y las empresas continúan cambiando sus estrategias hacia una recuperación a más largo plazo desde la estabilización a corto plazo, queda un trabajo importante por hacer para que el mundo se encamine hacia un futuro resiliente y neto cero. Identificamos cinco oportunidades clave para las inversiones en transporte que no solo pueden abordar el cambio climático, sino también crear empleos, promover el desarrollo económico, mejorar la salud y reforzar el acceso equitativo a las oportunidades.

1. Estabilizar y reinventar el transporte público

La cantidad de pasajeros y los ingresos del transporte público colapsaron a nivel mundial durante la pandemia, lo que obligó a muchas agencias a reducir los servicios y aumentar las tarifas. Como resultado, el estímulo verde sin apoyo al transporte público no es un comienzo.

Por dólar invertido, el transporte público crea más del triple de puestos de trabajo que la construcción de nuevas carreteras. La inversión en transporte público mejora el acceso equitativo a empleos y servicios, la seguridad vial, el crecimiento urbano inteligente y limita las emisiones de carbono. Los fondos de estabilización son el primer paso, ya que ayudarán a que el transporte público siga funcionando y empleando a las personas. El treinta por ciento de los fondos de recuperación se han destinado a estos fondos, incluidos más de 20.000 millones de dólares en los Estados Unidos. Nigeria también comprometió más de 200 millones de dólares para compensar a los operadores de minibús por la pérdida de ingresos.

El siguiente paso es poner el transporte público en el camino correcto para no solo revivir, sino prosperar.

Muchos lugares tienen la necesidad imperiosa de reinventar el transporte público como la columna vertebral de la movilidad urbana, basado en una financiación confiable, una mejor gobernanza y un enfoque en el acceso a empleos, educación y servicios. En lugar de construir nuevas carreteras urbanas, las ciudades pueden aumentar el financiamiento nacional y provincial para las líneas de tránsito rápido y los costos operativos del transporte público. Las ciudades también pueden instituir políticas de movilidad más amplias que gestionen la demanda, como el cargo por congestión de Londres, que generó casi 303 millones de dólares en ingresos brutos el año pasado. Estas medidas no solo aumentan los ingresos del transporte público, sino que también ponen un precio al tráfico de vehículos privados.

Los planificadores también tienen un papel que desempeñar. Pueden reasignar el espacio urbano para la infraestructura prioritaria de autobuses, como carriles de alfombra roja, y hacer que los sistemas sean más fáciles de usar a través de la digitalización. Delhi introdujo opciones de pago móvil en 650 autobuses y emitió más de 200.000 boletos en cuestión de tres meses de su prueba piloto inicial en el último año.

2. Duplicación del transporte activo

Los carriles para bicicletas y las aceras han sido un salvavidas crítico durante los cierres, ofreciendo aire fresco y rutas a servicios y trabajos esenciales. También crean puestos de trabajo, animan el comercio minorista local y promueven un transporte más saludable, seguro y libre de emisiones.

Las ciudades que ensancharon las aceras y abrieron carriles para bicicletas durante la pandemia deberían hacerlas permanentes. Bogotá, Colombia, que creó 84 km de carriles para bicicletas de emergencia, anunció un plan para agregar 280 km adicionales a su red existente de 550 km dentro de cuatro años. La alcaldesa, una ávida ciclista, quiere que la mitad de todos los viajes se realicen en bicicleta.

También se puede hacer más a nivel nacional. Solo el 4% del gasto de recuperación mostrado por Energy Policy Tracker se destinó a la movilidad activa. Esta financiación se agrupa en unos pocos países como los Países Bajos, Francia y el Reino Unido. La financiación nacional para la movilidad activa también es baja, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos. Los programas de recuperación ecológica deberían girar hacia un mayor compromiso nacional en el ciclismo, la caminata y la seguridad vial.

3. Electrificar vehículos

Los vehículos eléctricos (EV) son cruciales para descarbonizar el transporte. Las recesiones de COVID-19 redujeron las ventas de vehículos eléctricos un 18% para 2020. Si bien las ventas pueden repuntar, la electrificación debe ocurrir mucho más rápido para alcanzar emisiones netas de vehículos cero para 2050.

Los incentivos gubernamentales para vehículos eléctricos y los mandatos de cero emisiones pueden acelerar la electrificación. El Consejo Internacional de Transporte Limpio descubrió que los gobiernos que instituyeron los incentivos fiscales más altos inmediatamente después de la Gran Recesión de 2008, incluidos los gobiernos de Noruega, California y los Países Bajos, lograron los mayores aumentos en las cuotas de mercado de vehículos eléctricos en los años siguientes, aunque algunos programas habían hacer la vista gorda a los consumidores de ingresos medios y bajos. China logró casi la mitad de la cuota de mercado mundial de vehículos eléctricos al exigir la fabricación de vehículos de cero emisiones y subsidiar las compras de vehículos eléctricos.

Las empresas también tienen un papel esencial para crear un bucle entre los mandatos y la acción del sector privado. Muchos han anunciado fechas de salida del mercado de motores de combustión interna.

Este renacimiento eléctrico también requerirá muchas más estaciones de carga públicas. El diseño de la infraestructura será una gran empresa de obras públicas, que la Agencia Internacional de Energía estima que creará 12 puestos de trabajo por cada 1 millón de dólares invertido. Para poner eso en perspectiva, solo Estados Unidos necesitará 4.700 millones de dólares en inversión en infraestructura de carga para satisfacer la demanda durante los próximos cinco años, lo que resultará en más de 56.000 puestos de trabajo.

Los vehículos privados de pasajeros no deberían ser el único foco. Los autobuses eléctricos pueden mejorar el acceso equitativo a las oportunidades para más personas y reducir los gastos operativos a largo plazo. Santiago de Chile tiene la flota de autobuses eléctricos más grande fuera de China. Esta flota cuenta con casi 800 autobuses eléctricos, incluidos 150 pedidos este año. Una empresa de autobuses local descubrió que los costos operativos y de mantenimiento eran un 70% y un 37% más baratos, respectivamente, que con los antiguos autobuses diésel.

4. Traslado de personas y mercancías al ferrocarril

En muchos sentidos, la inversión ferroviaria es el elefante en la habitación. Durante la Gran Recesión, el 26% de los fondos de estímulo verde global se destinaron al ferrocarril, lo que la convierte en la categoría más grande de inversiones de estímulo verde en todos los sectores. Hasta la fecha, el gasto de estímulo después de COVID-19 no ha sido tan diferente: Energy Policy Tracker identificó casi 30.000 millones de dólares destinados a la expansión ferroviaria.

Ya sea del sector público o privado, las inversiones de recuperación en ferrocarriles deben ser ecológicas, teniendo en cuenta el cambio de modo y la eficiencia. Los países encargaron o planificaron colectivamente más de 32.000 km de trenes de alta velocidad entre ciudades, incluidas las primeras conexiones ferroviarias de alta velocidad en países como la India. El tren de alta velocidad es 12 veces más eficiente energéticamente por pasajero-kilómetro que los aviones y los automóviles. La corporación ferroviaria alemana Deutsh-Bahn anunció planes para poner a prueba trenes propulsados ​​por hidrógeno de cero emisiones para 2024.

Mientras tanto, las ciudades de China e India están cambiando los productos de las cajas de los camiones a los furgones, lo que reduce las emisiones y mejora la calidad del aire local. Las inversiones también deben evitar dejar el camino para lo que podrían ser actividades más intensivas en carbono, como el transporte de carbón, como fue el caso en China después de la Gran Recesión.

5. I + D limpia para los sectores más difíciles de abatir

Los paquetes de estímulo para la recuperación económica pueden ayudar a mitigar las emisiones en los sectores denominados “más difíciles de reducir” que requieren combustibles y tecnologías innovadores de emisión cero. La investigación y el desarrollo (I + D) limpios pueden acelerar la preparación del mercado de combustibles de emisión cero y reducir las barreras de precios en el futuro. Cientos de altos funcionarios bancarios, economistas y ministros de finanzas votaron a la I + D limpia como una de las favoritas de su clase entre otras inversiones de estímulo por tener el mayor impacto climático a largo plazo.

Por ejemplo, el sector de la aviación registró una caída del 60% en los viajes desde marzo. Un rápido regreso a la normalidad podría hacer que la aviación consuma hasta el 27% del presupuesto global de carbono en un escenario de 1,5 grados C para 2050. En el mismo período de tiempo, la conversión de combustible de aviación convencional en combustible biorrenovable podría reducir las emisiones de los vuelos internacionales en un 63%. Mientras tanto, los combustibles emergentes como el hidrógeno podrían eliminar por completo las emisiones de los aviones. Para impulsar la transición, Francia invirtió 1.500 millones de euros (unos 1.800 millones de dólares) para apoyar la I + D para lanzar un avión de combustible limpio para 2035.

Hacer de la movilidad sostenible parte de la “nueva normalidad”

El mundo enfrentó enormes cambios en el último año y medio y continúa enfrentando una realidad sin precedentes. La transición hacia una “nueva normalidad” deja abiertas preguntas sobre cómo alcanzar un mejor equilibrio para el medio ambiente y las personas. A medida que los países preparen planes para elevar sus ambiciones climáticas antes de la COP26, las decisiones sobre cómo gastar billones en dinero de estímulo tendrán efectos duraderos. El cambio climático debe ser fundamental para esas opciones y, por extensión, el transporte debe desempeñar un papel protagónico.

La promulgación de estas cinco recomendaciones en conjunto creará una gran cantidad de beneficios, incluida la creación de empleo, la seguridad vial, la mejora de la calidad del aire, las economías revitalizadas y mucho más. Situar la movilidad equitativa y sin emisiones al frente y al centro mejora las posibilidades de entregar un mundo mejor a los jóvenes de hoy y a las generaciones futuras.